Seguirá presa la joven que cortó los genitales al novio
CÓRDOBA

Seguirá presa la joven que cortó los genitales al novio

La chica cambió de abogados. El hombre, quien aseguró que fue víctima de un ataque de celos porque no quiso darle su celular, recibió el alta médica tras someterse a una cirugía reconstructiva y está en su casa.

Brenda Barattini, la joven de 26 años acusada de cortarle los genitales a su amante de 40, seguirá detenida en la cárcel de mujeres de Córdoba, ahora con prisión preventiva. Así lo dispuso el viernes pasado Bettina Croppi, la fiscal a cargo del caso.
Barattini fue capturada por la Policía a fines de noviembre, horas después de haberle cortado los genitales con una tijera de podar a Sergio F., su amante, en el 6° E del edificio ubicado Chacabuco 580, Alta Córdoba.
La joven, una arquitecta nacida en Chubut, sigue imputada por “lesiones gravísimas agravadas por el vínculo” que tenía con la víctima. Según trascendió, con la nueva decisión de la fiscal, queda implícito que se descarta la coartada de Barattini sobre que había sido víctima de un abuso.
Así, todo hace prever que se trató de una “venganza premeditada” por razones que se desconocen.
En las últimas horas se supo también que la chica cambió de abogados y que volvió a declarar ante la fiscal. El hombre, quien aseguró que fue víctima un ataque de celos porque no le quiso dar su celular para que ella lo revisara, ya recibió el alta médica después de someterse a una cirugía reconstructiva y está de vuelta en su casa.
El hecho ocurrió en el departamento de la mujer cerca de la medianoche del sábado 25 de noviembre. Luego de que el hombre herido fuera derivado al hospital, la joven se presentó ante la Policía y reconoció ser la agresora.
“Estoy feliz de estar vivo; lo demás, no me importa”, dijo el 29 de noviembre Sergio F., a quien Brenda Barattini dejó entrar a su departamento y le provocó muy serias heridas en los genitales con una tijera de podar.
Esa fue su primera declaración desde que dejó de estar entubado, tres días después de la agresión, cuando pasó a la sala común del Hospital de Urgencias de la ciudad mediterránea.
Uno de los allegados a la agresora declaró: “No sé qué le pasó, es buena mina”.
Según ese medio, Brenda había querido quitarle el celular, pero él no se lo permitió, ni siquiera luego de la agresión. Lo tenía en la mochila y, apenas pudo levantarse, lo buscó para pedir ayuda. También llamó a su abogado.
La madre de la chica dijo que “ella quería terminar con él, el hombre la acosaba, la acosaba”. Y siguió: “No somos malas personas. Queremos que se salve, que salga adelante”.
La mujer también dijo que vio a su hija “toda golpeada” cuando la visitó en la Cárcel de Mujeres de Bouwer.
Vale señalar, a la joven le habían encontrado un cuaderno con palabras manuscritas tales como “bisturí” y “cortar”, que la habían complicado.

COMENTARIOS