España aprueba exhumar  los restos del dictador Franco
“NO PUEDE TENER UNA TUMBA DE ESTADO”

España aprueba exhumar los restos del dictador Franco

El ex presidente de facto está en el Valle de los Caídos, un monumento de homenaje a las víctimas de la Guerra Civil. Lo sacarán con o sin anuencia de la familia. A sus nietos les dieron 15 días para decidir dónde inhumar nuevamente la osamenta.

“Es urgente porque vamos tarde. Un dictador no puede tener una tumba de Estado en una democracia consolidada como la española. Es incompatible”. La vicepresidenta de España, Carmen Calvo, dejó claro que el Gobierno y el Psoe admiten que, después de 40 años de democracia, es evidente que la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos tenía que haberse hecho mucho antes. Pero ahora la decisión está tomada y el Ejecutivo puso todo en marcha para que, con o sin la autorización de la familia, los restos sean exhumados de forma discreta antes de final de año.
El Consejo de Ministros, el primero tras las vacaciones de verano, aprobó el decreto ley que reforma la Ley de Memoria Histórica y ampara el proceso administrativo que se iniciará la semana que viene para exhumar el cadáver.
Todo está muy medido para blindar la decisión frente a las reclamaciones judiciales de la familia.
Los siete nietos del dictador tendrán 15 días para decidir si quieren hacerlo por las buenas y son ellos los que se hacen cargo del cuerpo e indican el lugar donde debe ser enterrado.
Presumiblemente será en el panteón familiar en el cementerio de El Pardo, donde yace su esposa, Carmen Polo y su hija Carmen.
Si lo rechazan, no se ponen de acuerdo entre ellos o no dicen nada, será por las malas, con decisión del Gobierno español.
El ministerio de Justicia realizará los trámites de remitir el proyecto al Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial -en donde está el Valle de los Caídos-, solicitar un informe no vinculante a la Comunidad de Madrid, siempre con la decisión en manos del Ejecutivo. Por último, se dará un nuevo plazo de 10 días a los familiares, y el Consejo de Ministros decidirá sobre la exhumación y el destino de los restos.
La tumba de José Antonio Primo de Rivera, al lado de la de Franco, no se tocará en un primer momento. El sí es víctima de la Guerra Civil, explicó Calvo, así que será enterrado con los demás, seguramente en la zona de los osarios, y no en lugar preeminente como ahora.

COMENTARIOS