El aislamiento afectó la salud mental de los pibes
OTROS EFECTOS DEL COVID

El aislamiento afectó la salud mental de los pibes

Así lo revela un estudio de la Cruz Roja Argentina en chicos de entre 13 y 17 años

El 53% de los adolescentes y jóvnes de entre 13 y 17 años se vieron afectados negativamente en su bienestar emocional después de dos años de pandemia, según un estudio del Observatorio Humanitario de la Cruz Roja Argentina.

Cansancio, mal humor y falta de concentración figuran entre los principales síntomas, según este relevamiento que cierra el ciclo de investigaciones realizadas por el Observatorio a lo largo de 2021, que también midió otros grupos sociales como infancias, personas adultas mayores y personal de la salud.

La encuesta involucró a 789 jóvenes de entre 13 y 17 años en 15 provincias y se realizó entre los meses de noviembre y diciembre del año pasado. “Tras dos años de pandemia, nuestro rol como sociedad (en relación a la juventud) es brindarle oportunidades y ayudarla a recuperar el entusiasmo. Que los chicos y las chicas vuelvan a sentir que tienen en sus manos el destino de sus propias vidas”, destacó Diego Tipping, presidente de la organización humanitaria local.

De acuerdo con los datos, el malestar se incrementa entre quienes vivieron el Covid-19 en sus casas, ya sea porque atravesaron ellos mismos o sus familiares convivientes la enfermedad. De hecho, un 23% de las y los adolescentes encuestados tuvo coronavirus y un 22% perdió un familiar cercano a causa de la enfermedad.

En relación con un estudio previo realizado en mayo de 2021, la asistencia presencial a clases creció de manera significativa, si bien no alcanza al total de la muestra (pasó de 15% a 86%).

También se redujo la proporción de jóvenes que no asiste o no tiene clases. Por otro lado, un 13% dijo no haber podido participar de las clases virtuales debido a falta de computadora o internet en el hogar, o por a la necesidad de compartir un dispositivo con otros integrantes de la familia.

De cara al futuro, un 83% de las y los encuestados quiere seguir estudiando al terminar la escuela, mientras que el 17% restante no desea finalizar el secundario o estudiar una carrera después, o bien aún no tiene una decisión tomada al respecto.

Sobre esto, el trabajo de la Cruz Roja Argentina había apuntado que al menos nueve de cada diez adolescentes pudieron sostener su escolaridad durante la pandemia, ya sea de manera virtual o presencial, mientras que más de la mitad vio afectada esa continudad por la cantidad de tareas o las dificultades de conectividad.

Este trabajo sostiene que mientras que un 91 por ciento de las personas entrevistadas asiste a clases, ya sea de manera virtual o presencial, el 56 por ciento vio afectada su continuidad escolar a causa de la pandemia, siendo la abundante tarea y las dificultades de conectividad las causas más mencionadas.

Los resultados arrojaron que los y las adolescentes que no están escolarizados presentan significativamente más dificultades socioafectivas que aquellos que realizan algún tipo de modalidad escolar.

En este sentido, un 55 por ciento de las personas entrevistadas aseguró que lo que más extraña de las clases presenciales es la relación con sus compañeros, poniendo en evidencia cómo en situaciones de emergencia la escuela es un espacio fundamental para el apoyo emocional, la continuidad educativa, el apoyo social y material a los alumnos, alumnas y sus familias.

También se observaron diferencias en el nivel de resiliencia entre quienes hacen alguna modalidad escolar y aquellos que no están escolarizados, siendo las y los estudiantes de regiones más vulnerables quienes han experimentado un mayor impacto negativo.

____________________________________

Seguinos en Google News

COMENTARIOS
Villa La Punta