None
ARTE

Xul Solar, el artista visionario

La vida de Xul Solar empezó y terminó en el Delta del Paraná, que le recordaba Venecia, el delta egipcio o la Caldea de sus peregrinaciones espirituales.

La vida de Xul Solar empezó y terminó en el Delta del Paraná, que le recordaba Venecia, el delta egipcio o la Caldea de sus peregrinaciones espirituales. No era sólo un lugar de evocación natal sino el ámbito en el que eligió vivir y en el que proyectó el sueño de una ciudad ideal.
Oscar Agustín Alejandro Schultz Solari nació en San Fernando (Buenos Aires), el 14 de diciembre de 1887. Murió el 9 de abril de 1963, a los 75 años, en su casa del Tigre. Comenzó a firmar como Xul Solar, tomando el apellido del padre, Schultz, y el de su madre Solari.
En Europa, tomó contacto con las vanguardias artísticas: cubismo, fauvismo, futurismo, expresionismo, surrealismo. Recibió influencia artística de Paul Klee, Picasso, Modigliani, Pettoruti Kandinsky y Mondrian
No estudió dibujo ni pintura, se inició solo. Sin embargo, sus obras tienen la particularidad de comunicar a través del color. Las transparencias de la acuarela y de la témpera connotan, por lo general, alegría, paz, armonía, conciliación cósmica, siendo uno de nuestros más hábiles y finos coloristas. Multifacético, realizó títeres destinados a funciones para adultos. Modificó juegos de naipes, el Tarot, el pan ajedrez o ajedrez criollo, y diseñó planos de unidades habitacionales para el Tigre.
Intentó establecer la correspondencia oculta entre lenguaje, música, pintura, teatro, los juegos, las matemáticas y la arquitectura. Esta búsqueda lo llevó a realizar una pintura basada en un sistema de signos con los que es posible componer una frase, susceptible de ser decodificada si se está en posesión del respectivo código. Con estas “grafías plasti-útiles”, como las denominó, encontró otra forma de satisfacer su deseo de contribuir al mejoramiento de la comunicación de los hombres.
Filósofo, escritor, músico, astrólogo, filólogo, matemático, investigador en arquitectura y anatomía, estudioso del derecho, inventor de técnicas teatrales, pictóricas y musicales.
Estudió astrología, Cábala, el I Ching, filosofía, religiones y creencias del Antiguo Oriente, de la India y del mundo precolombino además de la teosofía y la antroposofía, entre muchas otras ramas del saber.
La astrología resultaría una de las principales claves para la lectura de gran parte de sus pinturas.
Xul creía en la existencia de más de un Dios, por lo que mezclaba en sus obras distintos símbolos religiosos. La cruz cristiana, la estrella de David, la cruz gamada, mándalas, símbolos de la alquimia y arcanos del Tarot.
Su espíritu inquieto lo conduzco a atravesar por diferentes períodos, desde un trabajo figurativo, con reminiscencias al art noveau, investigaciones con formas geométricas y humanoides, seres y objetos, tratados esquemáticamente, con escaleras, flechas, números, letras y palabras. Hombres-máquinas voladores. En una etapa renunció al color y trabajó en blanco y negro. Cuando reincorporó la policromía con montañas ondulantes, terminadas en picos puntiagudos, edificios, caminos por los que ascienden hombres, guerreros o sacerdotes. También se dedicó a los retratos y proyectos arquitectónicos para el Tigre.
En su última etapa, entre 1959-62, las escrituras pictóricas con signos y formas constituyeron un alfabeto; con palabras o frases, para que sean leídas en conocimiento de la clave semántica, que resulta accesoria frente a las cualidades artísticas. Fantasía, originalidad de las imágenes y dominio asombroso del color.
En su gran aventura, transformó las imágenes en símbolos que transmiten contenidos espirituales.
La obra “Zodíaco” que realizó el año 1953, fue inspirada en la cultura Egipcia, el arte Precolombino y Primitivo; ricas en detalles que exigen, atención y tiempo de observación. La gama de colores utilizados es de suaves pasteles.
Durante los años1953-1954 realizó 24 naipes del tarot en témpera sobre papel del tamaño de la baraja española. Desplegados en un panel conforman una de sus obras más coloridas y dinámicas.
El árbol de los sephiroth es el núcleo de la cábala, su símbolo más influyente y complejo. Son las diez numeraciones que combinadas con las veintidós letras del alfabeto hebreo, constituyen el plan de la creación de todas las cosas, tanto superiores como inferiores.
Xul Solar inventó dos nuevos idiomas: la panlengua (sistema de signos cuyos elementos componen una lengua universal de base numérica y astrológica) y el neocriollo (lengua mixta española-portuguesa, a la cual enriquece agregándole palabras tomadas del alemán o el inglés).

Borges, Marechal y Xul Solar

Coincidentemente, y de ahí su relación, percibieron las nuevas formas de conocimiento y expresión. Estudiaron al ser argentino no sólo desde lo artístico sino con un compromiso social y espiritual.
Jorge Luis Borges definió a Xul como "hombre versado en todas las disciplinas, curioso de todos los arcanos, padre de escrituras, de lenguajes, de utopías, de mitologías y astrólogo, perfecto en la indulgente ironía y en la generosa amistad, uno de los acontecimientos más singulares de nuestra época".
Borges nos habla de “esa suerte de radiante ventura” que son los ensueños de Xul. Ensueños, subconscientes, visiones, mensajes…….
Marechal escribió sobre su obra Adán Buenosayres quienes eran los ángeles de Schultze (Xul Solar) “… Los Angeles neo- criollos son los propagandistas de la emigración e invisibles tentadores de hombres, que recorrían el mundo y arengaban a toda nación, para reclutar voluntarios y conducirlos a las cóncavas naves; dichos mensajeros avanzaban delante de los navíos…
Xul Solar pinta ángeles. Claramente se ve en Dos Anjos a los mensajeros y J. L. Borges en “El tamaño de mi esperanza” especifica los arrabales y escribe un hermoso poema al Angel.
A través de su obra, Xul quiso dar una explicación esotérica a la unidad del mundo, principio que está en el núcleo de toda la tradición filosófica y religiosa.
Artistas originales como él no forman grupos, ni pueden ser imitados, pero dejan una lección y abren caminos, sirviendo de punto de referencia, mostrando por medio de su pintura el acceso a la ruta de lo desconocido. n


COMENTARIOS