None
DURANTE EL ESPECTACULO REALIZO UN EXTENSO REPASO POR SUS GRANDES EXITOS

Roxette volvió con un show que hizo delirar a todos

El pasado martes las paredes del estadio Luna Park vibraron al son de las canciones del dúo sueco. Talento y alegría.

Como repatriado sin escalas desde los 90, el dúo sueco Roxette repasó el martes pasado en el Luna Park las canciones más aclamadas de su repertorio y consiguió dar forma, durante casi dos horas, a un espectáculo que, más que un concierto, fue un viaje en el tiempo ideal para nostálgicos y sentimentales.

A 20 años de su primera presentación en Argentina y a tan solo uno de su última visita, Marie Fredriksson y Per Gessle protagonizaron un show colmado por treintañeros melancólicos que vitorearon cada una de las 19 canciones del grupo formado en 1986 que lleva vendidos más de 75.000 discos.

En el marco del único concierto porteño de una gira local que continuará por Neuquén, Mar del Plata, Rosario y Córdoba, la dupla irrumpió pasadas las 21 en el escenario del Luna con "Dressed for success" del disco Look Sharp! (1988), uno de sus temas pop más alegóricos.

Con canciones que tienen más de 20 años, el par de suecos que actualmente surfean las cinco décadas demostró saber bailar al ritmo del paso del tiempo: durante las dos horas de show, logró recrear un concierto que poco tiene que envidiarle al que ofreció en 1992 en el estadio Vélez Sarsfield, cuando recién arrimaban los 30 y reinaban en el universo pop mundial.

En un show detenido en el tiempo, donde el concepto de "clásico de la banda" abarcó a la totalidad de su repertorio, la elección para comenzar el concierto incluyó los temas "Sleeping in my car", "Silver blue", "The big Love" y "The perfect day".

Seguidos por los favoritos "Dangerous", "Joryde", "The Look" y "How do you do", el dúo oriundo de Estocolmo terminó por confirmar la fidelidad del público.

A la distancia, las letras invitaban a encuentros amorosos desenfrenados, tardes alocadas y propuestas indecentes.

COMENTARIOS