Al clásico solo le faltaron goles
GENERAL VIAMONTE

Al clásico solo le faltaron goles

Empataron en 0, sin embargo ambos equipos contaron con situaciones claras para anotarse en el marcador. En los números el resultado terminó favoreciendo a los de “la Loma”.

Era el primer súper clásico versión 2017, y como siempre las expectativas lógicas de un choque de estas características.
Condimentos no le faltaban, uno (el visitante) llegaba como líder y único invicto, el otro (el local) a solo 3 puntos con la gran chance de alcanzarlo en la cima, reponerse de la derrota de 7 días atrás y dejar sin invicto al tricampeón. El público, también como de costumbre, mucha gente acompañando en la soleada pero fría tarde, aunque en este caso parecía que no había tanto “calor, color, efervescencia”, más como una obra de teatro, un recital, presenciar, alentar, aplaudir. Los interpretes a la cancha, con varias caras que lo jugaban por primera vez, sobre todo en los orientados por Oliver, una base del equipo que afrontará el próximo Federal B. la primera mitad claramente se dividió en dos, los primeros 20' con un esquema de Luis González esperando bien plantado en el medio y atrás, pero saliendo rápido, aprovechando que Viamonte no encontraba las marcas. Con Piccirillo movedizo, Alonso en una posición que solía ocupar solo en inferiores, más adelantado, y en ese contexto fue Duarte el que más trabajó. Después de los 20' el local emparejó las acciones, siempre muy pendientes de lo que podía ofrecer Millares y buen trabajo de Fernández, tres o cuatro muy claras por bando fue las estadísticas que se pudieron anotar. En el complemento casi las mismas características, la visita ordenada saliendo por los laterales, hasta que se iba quedando sin piernas Piccirillo hacía un surco sobre todo cuando se tiraba por izquierda, y por el otro lado lo mismo acontecía cuando Millares tomaba contacto con la redonda, difícil de poder sacársela. También este complemente contó con situaciones demasiados claras, Castillo en una increíble se lo pierde solo frente al arco, Bartoletti se lo tapa a Millares, en el otro arco Alonso apenas centímetros del palo izquierdo de Duarte, y la última clara en los pies de Piccirillo entrando solo por el medio, se apura y prácticamente se la entrega en manos al buen arquero decano.
Por el trámite el empate fue lo más justo, pero en realidad fue mezquino en lo numerológico, si los delanteros o quienes llegaban a posición de ataque hubieran andado con la mira afinada, las redes tendrían que haber sufrido otro castigo. Alsina se fue más conforme del barrio Belgrano, en tanto Viamonte mascando la bronca de no haber podido vengar la derrota de pocos días atrás y quedarse sin la chance de pegársele a su rival de los últimos tiempos.

COMENTARIOS