El artista Leonardo Remor fotografió a los vecinos junto a los animales de la calesita de Las Toscas.
El artista Leonardo Remor fotografió a los vecinos junto a los animales de la calesita de Las Toscas.
LINCOLN

Se realizará en Lincoln y localidades la tercera edición de Comunitaria

La Residencia Internacional de Arte Contemporáneo y Procesos Sociales se llevará a cabo del 19 de noviembre al 2 de diciembre del corriente año y ya están seleccionados los once artistas que participarán.

Las residencias consisten en una metodología de investigación frecuente dentro del mundo del arte contemporáneo: un artista se instala en un lugar, seleccionado estratégicamente y durante determinada cantidad de tiempo, para realizar una obra o producción. Desde la Dirección General de Museos de Lincoln, perteneciente a la Secretaría de Cultura y Educación, trabajan desde hace algunos años en una propuesta cultural sin precedentes en la región y que apunta a convocar a once artistas, de distintos países del mundo, para que lleguen a Lincoln y se instalen, cada uno de ellos y durante diez días, en la ciudad cabecera y en los diez pueblos del Partido: Lincoln, Arenaza, Bayauca, Bermúdez, Carlos Salas, El Triunfo, Las Toscas, Martínez de Hoz, Pasteur, Roberts y Triunvirato.

Una vez en las localidades, cada artista comenzará a establecer vínculos con la comunidad para, de manera conjunta, trabajar en una acción, proyecto o experiencia que registre características y dinámicas propias del pueblo y su gente. En diálogo con Democracia, Rodolfo Sala, gestor de Arte Contemporáneo y director general de Museos del Partido de Lincoln; y Laura Khalloub, artista visual y coordinadora de Museos del Partido de Lincoln, contaron qué los motivó a impulsar esta iniciativa que rompe con el concepto de que el arte es “solo para entendidos”. Además, detallaron cuál es su búsqueda y señalaron experiencias de los años anteriores que dieron lugar a nuevos vínculos y a las más inesperadas intervenciones en los pueblos de Lincoln.

- ¿Con qué objetivos pensaron en la residencia Comunitaria?
- La idea de Comunitaria surge a partir del trabajo de la Dirección de Museos, perteneciente a la Secretaría de Cultura y Educación de Lincoln. Las residencias forman parte de una metodología de investigación bastante común dentro del mundo del arte contemporáneo y nosotros queríamos pensar una residencia integral y federal. Buscábamos que se haga de manera interdisciplinaria en una misma localidad, en los diez pueblos del partido de Lincoln en simultáneo, y que sea realmente federal, es decir, que tenga el mismo valor para nosotros que el artista llegue al pueblito con mínima cantidad de habitantes o al que tiene la mayor cantidad.

- ¿Qué distingue a esta residencia de las demás?
- En general, el concepto de residencia en artes, artes visuales, en música, es un proceso más endogámico, de fortalecimiento, de enriquecimiento del artista que va a algún lugar a trabajar y producir su obra pero, en este caso, la mirada fue a la inversa. Nosotros queremos que la comunidad se enriquezca a partir de herramientas que pueda brindar un artista que viene y que el resultado de esa residencia sea un proyecto en comunidad. Que el proyecto sea producto del vínculo de este artista contemporáneo –que tiene determinadas herramientas y conocimientos específicos del arte- junto con la comunidad. Para esto tiene que haber una inevitable producción de vínculos comunitarios.

- ¿De qué manera se lleva a cabo la residencia Comunitaria?
- Este es el tercer año que vamos a llevar a cabo la residencia, que iniciamos en 2016, y recibimos alrededor de 80 proyectos de todas partes del mundo, fundamentalmente latinoamericanos, de los cuales seleccionamos once. Llegan los once artistas, hacemos un encuentro de presentación entre artistas y vecinos, luego determinamos qué artista va a cada pueblo y, al otro día, ya están amaneciendo en la localidad donde van a residir y empiezan esta tarea de conocer a los vecinos, conversar, caminar. Luego de esos días, nos volvemos a reunir todos y se comparte lo que se hizo en cada pueblo. La Municipalidad de Lincoln cubre los gastos de traslado del artista desde Buenos Aires hasta Lincoln, hospedaje, gastos que conlleve el proyecto y comida.

- ¿Cuál es el andamiaje simbólico que tiene esta iniciativa?
- Lo interesante que tiene este tipo de residencia, y que es lo que la hace única, es que no es que solamente el artista se va a nutrir de hacer un proceso de investigación en arte contemporáneo sino que el artista -que tiene otros procesos culturales diferentes a los que nosotros estamos acostumbrados a valorar en el partido de Lincoln o provincia de Buenos Aires- se va a vincular con personas con otra cultura, idioma, con razones éticas y morales diferentes, entonces se tienen que adaptar entre sí para generar un proceso de obra trabajando de manera mancomunada con la población. Y además, la comunidad debe intentar apropiarse de lo que sucede. Viene un artista que tiene una mirada diferente y que no hace un diagnóstico de una comunidad sino que va a tener una visión subjetiva y parcial de lo que a ellos les interesa o quieren ver. En el fenómeno comunicacional se genera esto de qué queremos ver de una sociedad.

- Se habla de trabajar en un proyecto y no en una obra material como podrían ser un cuadro, un dibujo o una escultura
- Así como repensamos el concepto de artista, repensamos el concepto de obra, es más engorroso explicarlo que mostrarlo con ejemplos de proyectos de artistas que se realizaron. Al pensar en obras, se suele pensar en objetos materiales y a veces sí resulta un objeto material del proyecto y otras veces no.

- ¿Qué dos ejemplos pueden compartir de lo que se ha hecho en ediciones anteriores?
- Un ejemplo puede ser el de Las Toscas. En 2016 llegó el artista brasileño Leonardo Remor y se encontró con que la calesita del pueblo estaba encadenada para evitar que los chicos jueguen y se lastimen, ya que no estaba en funcionamiento, y todos los animalitos del carrusel estaban en el fondo de la delegación. Agarraron todos esos muñecos y se armó una suerte de juego entre los vecinos y el artista que quedó registrado en fotografías, los llevaron a a donde podría ser su hábitat natural: el pato a la laguna, la locomotora a la vía del tren y, de esa manera, la comunidad supo que podía apropiarse de la posibilidad de que la calesita vuelva a funcionar y recuperar el espacio. Una vez que el artista dejó el pueblo, los vecinos restauraron la carrocería y hoy la calesita está funcionando.

(Foto del artista brasileño Leonardo Remor)

Otro caso es el del pueblo Carlos Salas. La artista chilena Jo Muñoz llegó en 2016 y se encontró con que los vecinos querían armar un museo y habían preparado un espacio que tenía todas las paredes pintadas de un blanco impecable. Lo primero que hizo Jo Muñoz fue preguntar qué era un museo para ellos, qué historia iban a contar y detectó que el discurso de los pobladores estaba atravesado por el tema del agua: la sequía y la inundación. Carlos Salas queda aislado cuando llueve. De hecho, ni bien llegó al pueblo, lo primero que le dieron a Jo Muñoz fue un par de botas para poder llegar a la casa donde iba a quedarse. La artista también vio que los vecinos conservaban fotos de ellos junto a la inundación y, con esos datos, supo que el agua era un límite para ellos pero que aun así, no los detenía. Lo que hizo fue trazar una línea de barro en esas paredes blancas y los vecinos colocaron fotos y recuerdos de la inundación en esa línea del tiempo, además, en un cubo de agua dejaron caer sus recuerdos escritos con birome en papeles y veían la tinta disolverse. La memoria está muy presente en el arte contemporáneo.

(Foto Jo Muñoz)

- ¿Cuál es la respuesta de los vecinos ante la iniciativa?
- Al principio los vecinos nos decían “qué tenemos que hacer”. Ellos tienen que estar y, los que quieran, entrar en contacto con el artista. Ahora ya están esperando a ver quién viene y qué juego inicia.

Los artistas seleccionados para la 3º edición

Los once artistas seleccionados para esta tercera edición son: Alex Prebisterio Hernández (Osorno, Chile), Andrea Aparecida Mendes (Campinas, Brasil), Bruna Kury (Sao Paulo, Brasil), Élle De Bernardini (Santa María, Brasil), Francisco Pablo Paniagua (Florianópolis, Brasil), Gabrele Dipas (Macao, Italia), Juan José Valencia (Laguna, España), Julia Cavazzini Cunha (Sao Paulo, Brasil), Karlla Girotto (Sao Paulo, Brasil), Luara De Almeida (Sao Paulo, Brasil) y Luciana Serrano (Buenos Aires, Argentina). El jurado de selección estuvo compuesto por: Laura Khalloub, coordinadora de Museos del Partido de Lincoln (Artista Visual y Gestora), Rodolfo Sala, director general de Museos del Partido de Lincoln (Gestor de Arte Contemporáneo), Jorge Sepúlveda T. (crítico e investigador de Arte Contemporáneo), Guillermina Bustos (artista visual e investigadora de Arte Contemporáneo) y Paola Fabres (investigadora de Arte y editora de Contenidos). Esta iniciativa es producida por la Asociación de Arte y Cultura de Lincoln en colaboración con la Cooperativa de Arte y Curatoría Forense – Latinoamérica con el apoyo de la Secretaría de Cultura y Educación de Lincoln y la Dirección General de Museos del Partido de Lincoln.

COMENTARIOS