POLÍCIA BONAERENSE

Removieron a varios jefes, entre ellos de Chacabuco, Nueve de Julio y Salto

El Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Alejandro Granados, removió a noventa jefes de la Policía Bonaerense, en una medida que voceros de la cartera atribuyeron a un “reacomodamiento” de la fuerza.
A través de 6 resoluciones firmadas a mediados de mes pero publicadas esta semana en el boletín informativo del Ministerio de Seguridad, el titular de la cartera, Alejandro Granados, dispuso el reacomodamiento en 90 áreas de la fuerza en comisarías, departamentales y jefaturas de las policías Distrital y Comunal, además de otras direcciones como Explosivos, Caballería y Policía Científica.
En las Policías Distritales, Granados removió a los jefes de los Municipios de La Matanza (zona Norte), La Plata (Oeste), Lomas de Zamora (Sur), Morón, San Pedro, Presidente Perón, Moreno, San Nicolás, Bahía Blanca, Pergamino y Chacabuco.
En tanto que de la Policía Comunal cambiaron a los capitanes en los Distritos de Nueve de Julio, General Paz, Salto, Coronel Pringles, Coronel Rosales, General Las Heras, San Antonio de Areco, General Belgrano y Tapalqué.
Asimismo, el ministro decidió mover a los jefes de las comisarías Novena de San Martín, Segunda de Bahía Blanca, Primera de San Nicolás, Tercera y Sexta de Morón, Quinta de San Isidro, Quinta y Séptima de Almirante Brown, Cuarta de Quilmes y Novena de La Plata.
Y desplazó a los titulares de la Policía Buenos Aires 2 de San Martín, La Plata y Morón, al responsable de la custodia de funcionarios y a los del departamento de custodia de Objetivos Fijos y Traslado de Detenidos de Bahía Blanca, Mar del Plata y San Martín.
En las Departamentales hubo cambios en Chascomús y San Nicolás, mientras que también se produjeron reacomodos en Almirante Brown, 25 de Mayo, Berisso, Tres Arroyos, Guaminí, Pinamar y Trenque Lauquen.
Fuentes del Ministerio indicaron que la movida forma parte del “reacomodamiento” de la fuerza y a “modificaciones operativas” realizadas por el ministro Granados.

COMENTARIOS