El avión Cessna 180 terminó en un campo de soja.
El avión Cessna 180 terminó en un campo de soja.
ACCIDENTE AÉREO

Se le “plantó” el motor en el despegue y aterrizó de emergencia en un campo

Se trata de un avión fumigador Cessna 180, que era pilotado por Emanuel Rossi, de 36 años, oriundo de Salto, quien no sufrió lesiones. El hecho ocurrió en el Aeródromo de Junín, ubicado en la Ruta 188, cuya pista está inoperativa desde hace ocho años.

En la tarde de ayer, cerca de las 19.30, un avión Cessna 180 fumigador se accidentó en el Aeródromo de Junín, cuya pista no está operativa desde hace más de ocho años, y solo se encuentra autorizada para este tipo de aeronaves utilizadas para la actividad agrícola.
Según trascendió, el piloto Emanuel Rossi, de 36 años, oriundo de Salto, despistó en momentos que se encontraba carreteando para despegar, cuando se le “plantó” el motor y debió aterrizar de emergencia en un campo de soja lindero.
Afortunadamente, el aviador no sufrió lesiones y no se requirió presencia de ambulancia ni de Bomberos de Junín, que ya estaban comisionados al lugar del hecho.
Solo hubo que lamentar daños materiales, como en el tren de aterrizajes, la hélice y parte del fuselaje.

A 10 años de otro accidente
El 19 de enero de 2010 habían chocado dos aeronaves fumigadoras sobre la misma pista de aterrizajes, que en aquel entonces se encontraba habilitada.
La fuerte colisión se produjo a baja altura (unos seis/siete metros) entre un Cessna 188 y un Piper PA-11, que se disponían a aterrizar en el Aeroparque con instalaciones a la vera de la Ruta Nacional 188, kilómetro 154.
Tras el insólito encontronazo, uno de los pilotos, Diego García Roqués resultó herido y estuvo internado con fracturas y politraumatismos. Luego de intervenciones quirúrgicas se pudo recuperar.
El siniestro se produjo cuando el tren de aterrizaje del "Cessna", proveniente de la ciudad de Rojas y a cargo del piloto de Salto, Fabio Nider, golpeó con violencia contra la cabina del piloto del "Piper", que en esos momentos pasaba por debajo.


Literalmente, el "Cessna" se montó sobre el "Piper" que comandaba el juninense Diego García Roqués, cuando ambas máquinas realizaban maniobras de descenso en el Aeródromo local en el cual, desde 2008, no funcionaba la torre de control.
Como consecuencia del choque, Nider sólo presentó golpes y escoriaciones, mientras que García Roqués sufrió fracturas y otras lesiones en brazos y piernas, por lo que debió ser trasladado de urgencia al Hospital Interzonal ; luego, se lo derivó a un centro asistencial privado, y a Capital Federal, donde se recuperó.
La máquina de García Roqués fue impactada desde arriba y se desplomó con roturas muy importantes en su estructura, mientras que la otra aeronave no presentó mayores deterioros, aunque perdió parte del tren de aterrizaje en la colisión y quedó a un costado de la pista.

COMENTARIOS