EL juicio se llevó a cabo en la sala del sexto piso.
EL juicio se llevó a cabo en la sala del sexto piso.
EN EL JUZGADO CORRECCIONAL

Afirmaron que Francina Marcaccio cruzó en verde cuando sufrió el accidente fatal

Testigos declararon en el juicio que comenzó ayer a la mañana. El imputado es Sergio Elver González Cartagena, quien embistió a la víctima con su automóvil, en la intersección de calles Carlos Pellegrini y Roque Sáenz Peña. Declaró que cruzó “en amarillo”.

En la mañana de ayer, en el Juzgado Correccional de Junín, a cargo del Dr. Héctor Barbera, comenzó el juicio oral por la muerte de la joven Francina Marcaccio, quien perdió la vida en un accidente vial ocurrido el 1 de agosto de 2018.
Testigos presenciales del hecho prestaron declaraciones y afirmaron que la víctima, que circulaba en moto, cruzó el semáforo en verde en el momento que fue impactada por un automóvil.
El imputado, que se encuentra con prisión preventiva, es Sergio Elver González Cartagena, quien embistió a Marcaccio con su taxi en la intersección de calles Carlos Pellegrini y Roque Sáenz Peña. En la audiencia manifestó que cruzó en amarillo cuando circulaba por Pellegrini.
El fiscal de la causa, Dr. Esteban Pedernera, consideró al acusado responsable del delito de “homicidio culposo agravado” por la conducción de un vehículo automotor y por haber violado una semaforización (en rojo) conforme el artículos 84 bis del Código Penal.

“Teníamos el semáforo en verde”
“Yo iba en el auto llevando a mis hijos a la escuela por calle Sáenz Peña y vi que un auto cruzó fuerte y provocó el accidente, cuando nosotros teníamos el semáforo en verde. Francina iba adelante mío despacio, y sobre mi izquierda”, declaró Cintia Funes.
“El conductor del auto siguió circulando y le toqué bocina para que pare y se detuvo llegando a General Paz. Lo vi muy frío a él. Francina venía en movimiento cuando el semáforo se puso en verde”, agregó.
“Me quedé en el lugar hasta que llegó la ambulancia. Francina voló y golpeó del lado de la esquina de Manicomio, mientras que la moto quedó del lado de la confitería Matilda”, subrayó.
En este sentido, el hijo de Funes, Ignacio Rosales aseguró “que la joven cruzó el semáforo en verde, mientras que el conductor del auto, en ese momento, me dijo que no había cruzado en rojo”.
“Creo que el taxi pasó a más de 60 kilómetros, venía a las ‘chapas’. Cuando me acerqué a Francina, la vi inconsciente y respiraba con dificultad. El impacto ocurrió en la mitad de la intersección y el automovilista nunca frenó hasta que mi mamá le tocó bocina”, recordó.

“No me lo olvido más”
Otro de los testigos presenciales es Héctor Bruno quien, esa mañana de agosto, circulaba en su auto.” Francina iba un poco más adelante que yo. Yo había tomado Sáenz Peña en avenida San Martín y a la joven la encontré en 25 de Mayo, calle por la que circulaba, donde dobló hacia Sáenz Peña”, confirmó.
“El golpe fue tremendo y no me lo olvido más. Llegué en shock al trabajo. No escuché frenada, y luego del impacto, crucé yo en verde y un segundo antes lo había hecho la joven motociclista”, apuntó.

La declaración del imputado
En la mitad de la audiencia, el imputado González Cartagena solicitó declarar, y le pidió perdón a la familia, “porque yo perdí un hijo de 1 año y sé por lo que están pasando”.
“Esa mañana venía circulando por Pellegrini y crucé con la luz amarilla y no en rojo. Vi dos autos parados en Sáenz Peña y cuando estoy pasando sentí el impacto. Yo nunca frené porque no tuve visión frontal de lo que había pasado”, sostuvo.
“Yo me encontraba en shock y pude reaccionar cuando uno de los hombres quiso tocar a la joven y le dije que no lo haga. Estuve internado más de un mes en una clínica psiquiátrica cuando me enteré de la muerte de Francina”, comentó.
Y agregó: “A partir de la muerte empecé a tomar alcohol durante tres días y decidí internarme porque me vino a la cabeza lo de mi hijo. Estuve en la clínica del 8 de agosto al 29 de septiembre y hoy estoy mejor”.
“Nunca tuve la intención de obstaculizar la causa. En la mañana del día que me arrestaron yo había ido a la comisaría para saber si había alguna notificación y a la defensoría, donde no encontré nada. Yo firmé un permiso para que mi mujer se lleve a mi hija a Perú. Yo tengo doble ciudadanía y en el transcurso de dos meses me pude haber ido del país y no lo hice”, aclaró.
“Tenía dos taxis trabajando en ese momento con dos choferes que manejaban el Gol Trend y yo el Chevrolet Clasic. Ese día comandaba yo el Gol porque estaba desafectado como auto de alquiler desde el 24 de julio por el municipio”, concluyó.

Accionar policial
Es mañana, Fabián Domínguez, a bordo de un móvil del Comando Patrullas, se encontraba recorriendo las calles céntricas de Junín, cuando me “topé con la escena y llamé a la ambulancia. La víctima, que no llevaba casco, estaba inconsciente y con un corte en el parietal derecho. Cuando llegó la ambulancia, con mi navaja cortamos la bufanda y la mochila”.
Su compañera, Rocío del Cielo Tiberi recordó que pidieron “la ambulancia de carácter urgente. Cuando cortamos la bufanda y la mochila, Francina hizo como un suspiro de volver a respirar”.
Una testigo comentó que el taxi había cruzado en rojo, mientras que el conductor dijo: 'Loco no me voy a ir, pasé en amarillo'. "Cuando fuimos a tomarle los datos, el auto fue llevado hacia la comisaría conducido por un oficial", subrayó la mencionada testigo.

COMENTARIOS