Bondi
MARKETING APLICADO

Bondi

Micromomentos comerciales.

Dicen que el tren pasa una sola vez, una frase que nos impulsa a aprovechar oportunidades. Vamos por ahí, de la misma forma, podríamos decir que el bondi pasa a cada rato, de ida y vuelta hasta que nos subimos alguno. En el columna de hoy, los micro-momentos comerciales.  

En circunstancias actuales el marketing se ve acorralado a demostrar resultados inmediatos. Surge la idea de que la cuestión trata de lanzar un estímulo y esperar ventas.

Un reduccionismo falaz. De ser así, la operación sería tan sencilla como unir oferta y demanda. Nada de eso es real, solo una promesa que usan algunos para vender asesorias mágicas y luego desaparecer, porque el público se renueva. 

Vamos a la experiencia e imaginemos los pasos que transcurren hasta llegar a la decisión de compra. Naturalmente, siempre debemos tener en cuenta que no es lo mismo vender un auto que un helado. En este sentido, las estrategias deben responder al rubro, pensando en “el recorrido del cliente”, los momentos y la periodicidad de compra. 

Los micro-momentos son esas situaciones por las cuales una persona tiene contacto con tu marca o propuesta. ¿Dónde y cómo las ve? Puede ser de forma digital o presencial.

Cada situación conforma una “huella” en la memoria. Muchas veces, son situaciones inconscientes. No se dónde lo vi, ni siquiera si lo necesito pero lo quiero, y lo quiero ya. Ahí te empiezo a buscar, porque ya te tengo en mi memoria, una marca que queda. 

Les propongo organizar estas pequeñas instanciasvitales en el proceso de venta. El primer contacto será el “decubrimiento”, situación por la cual te enteraste de la existencia del producto, te interesó porque no te quisieron vender sino que fue algo te llamó la atención.

Un mensaje que te dejó algo, te entretuvo o te aportó información relevante. Aquí surge la consideración, momento en el que inicia una hermosa relación y te lo digo como versito. La situación se pone interesante, porque luego viene el interés, la intención de compra y el cierre de la operación. Bingo! 

La venta son momentos, relaciones. El ejercicio es entender que cada instancia construye. No hay momentos mágicos. Una dinámica que funciona como un embudo de atracción donde debemos pasar una y otra vez, generando micro-momentos, porque el tren pasa una sola vez pero todos los bondis nos dejan bien. 

COMENTARIOS