Lo que vendrá
TRIBUNA DEL LECTOR

Lo que vendrá

Un tangazo de Astor; el gran abrazo de Alberto con Mauricio; Juliana que se va; Fabiola que llega; Cristina que no saluda; Sergio que aplaude todo; Zulemita saca fotos al papá; Mario asume como ministro; Pablo como intendente; y el law-fare (no usamos más los apellidos e incorporamos términos del inglés que se refieren a algo así como guerra o batalla jurídica; una rareza de las tantas que somos capaces de generar los argentinos).
Pero qué podemos esperar hacia adelante, del porvenir, de lo que vendrá. Por lo pronto ha sido auspicioso el discurso presidencial ante la asamblea legislativa. Para quienes apostamos con esperanza y sin restricciones a la democracia podríamos decir que la exposición de Alberto ha sido abarcativa y realista respecto de lo que hay que afrontar.
Ha abordado con énfasis -tal vez lo más importante de su mensaje- la necesidad de que los argentinos nos unamos, nos acerquemos, nos respetemos en las diferencias y en pensar distinto.
Lo mencionó a Alfonsín porque éste luchó por la unión nacional pregonada en sus irrepetibles discursos. Los radicales no podemos dejar de expresar satisfacción ante esta convocatoria y alusión del actual presidente.
No hay tiempo que perder porque la situación del país es grave. Desde lo institucional estaremos expectantes respecto de la novedad que representa la designación de un presidente por parte de una vicepresidenta, con todo lo que ello significa, además de los gestos observados en plena ceremonia.
Alguien tiene que ceder era el título de una memorable película que protagonizara el genial Jack Nicholson. No debiera ser el Presidente. Así como en su mensaje Alberto sorprendió gratamente a propios y extraños, es de esperar que -con idéntica capacidad y pericia a la allí exhibida- lleve adelante su gobierno. Si resulta exitosa su gestión todos nos beneficiaremos. Desde la oposición se requerirá de una actitud constructiva que sepa defender sus propios valores.
El Presidente habló de la pobreza y del esfuerzo solidario de parte de los que más tienen. No a lo Robin Hood, pero está claro que éstos son los destinatarios y quienes están en posición de ayudar. Pero no deben ser los únicos. No se ha mencionado el aporte que deberían hacer quienes integran el poder político. No se trata de quitarles sus sueldos o dietas pero sí de imaginar que allí se pueden disminuir gastos que pueden ser superfluos o innecesarios a la luz de los tiempos que vivimos.
En una nota publicada en este mismo diario -que fuera en lo medular recogida por el diario La Nación en su correo de lectores- me permití sugerir como una de las tantas cosas que se pueden hacer en nuestra provincia, que el poder legislativo sea unicameral. Sólo en Buenos Aires, Catamarca, Corrientes, Salta, Entre Ríos, Mendoza, San Juan y Santa Fe mantienen el sistema bicameral.
Obvio que hay que reformar la Constitución ¿Alguien tiene idea del ahorro que ello representaría? La Provincia no es la Nación. En ésta, el Senado representa a las provincias pero ¿en la Provincia? Creo que este sería, entre muchos otros, un tema más importante que el law-fare para un gobernador que es economista.
Tal vez su profesión no le permitió comprender la gravedad de recurrir a dicha expresión en los considerandos de decretos designando a funcionarios públicos con procesos penales pendientes. Sobre todo porque era innecesario hacerlo si respetamos el principio de inocencia.
Lo grave está en que, de este modo, el Poder Ejecutivo está asumiendo facultades que son privativas del poder judicial. En este marco, sería deseable que se trate de un error en el asesoramiento jurídico al Gobernador, que siempre es corregible. Axel, para cerrar con los nombres, errar es humano, estás a tiempo de enmendarlo.

Oscar R. Peretti
DNI 4973732

COMENTARIOS