ENCUESTA EXCLUSIVA DE DEMOCRACIA

El 75% asegura que no usa audios de WhatsApp mientras conduce

De hecho, ante la pregunta: “¿Usa audios de WhatsApp mientras conduce?”, el 75 por ciento (133 votos) de los lectores respondió que “no”, mientras que en la vereda opuesta, el 25 por ciento (46 votos) reconoció que “sí”. En total participaron del sondeo virtual 179 personas. Advierten que la cantidad de accidentes causados por personas que hablan por teléfono mientras conducen está creciendo en todo el mundo.

La mayoría de los participantes en la encuesta semanal de Democracia, que se publica en el sitio de Internet www.diariodemocracia.com y en los perfiles del diario en las redes sociales Facebook y Twitter, aseguró que no utiliza el teléfono móvil mientras conduce.
De hecho, ante la pregunta: “¿Usa audios de WhatsApp mientras conduce?”, el 75 por ciento (133 votos) de los lectores respondió que “no”, mientras que en la vereda opuesta, el 25 por ciento (46 votos) reconoció que “sí”. En total participaron del sondeo virtual 179 personas.

Encuesta nacional
Un relevamiento llevado a cabo por el Observatorio Vial de CECAITRA (cámara que nuclea a las empresas que fabrican software vial) arrojó como resultado que 6 de cada 10 consultados admite usar la aplicación Whatsapp para enviar y recibir audios mientras conducen.
La encuesta abarcó, según se informó en un comunicado, a más de 600 peatones y conductores de la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.
En relación a la edad y el género, este uso de Whatsapp al manejar se da más entre los jóvenes que entre los adultos: mientras que los menores a 29 años dicen que usan los audios de Whatsapp en un 63 por ciento, el 13 por ciento confiesa que no.
A su vez, entre la población mayor a 65 años, descienden al 55 por ciento los que dicen usarlo y ascienden al 27 por ciento los que no.
En relación al sexo, no hubo diferencias, ya que tanto mujeres como hombres, 6 de cada 10, dijeron que usan los audios de Whatsapp: alrededor del 58 por ciento en cada caso.
"Desde CECAITRA promovemos la campaña ‘Pequeñas acciones, grandes cambios’ que justamente pone énfasis en esas malas costumbres que a diario tienen los conductores. Generar una conciencia responsable es una tarea de todos", aseguró Facundo Jaime, vocero del Observatorio Vial.
También se indicó que "la Organización Mundial de la Salud, con el objetivo de difundir los peligros que conlleva la relación celular-conducción, difundió a través de un informe que en sólo una llamada telefónica se pueden dar en simultáneo cuatro tipos de distracciones en la conducción".
"Estas distracciones pueden ser visuales, como apartar la vista de la ruta; cognitivas, por ejemplo, al reflexionar sobre un tema de conversación del que se esté hablando por teléfono, en lugar de analizar la situación del camino; físicas, como cuando un conductor sujeta o manipula un aparato, en lugar de conducir con ambas manos al volante y auditivas como por ejemplo, responder a un teléfono celular", finaliza el informe.

Seguridad vial
La cantidad de accidentes causados por personas que hablan por teléfono mientras conducen está creciendo en todo el mundo. La atención que demanda la comunicación telefónica distrae al conductor y la tensión que puede provocar el contenido de la llamada perturba su tarea de conducir, con la consecuente producción de demoras o errores en las acciones. Y esto no se soluciona con un teléfono “manos libres”. La cuestión es tener la “mente libre” de cualquier otra preocupación que no sea la conducción. Por ello, la ley de tránsito prohíbe su uso durante la conducción.
Según diversos estudios, el uso del teléfono móvil es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes. Mientras se habla por teléfono, aunque sea manos libres, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir: no se mantiene una velocidad constante, la distancia de seguridad no es suficiente con el vehículo que circula delante y el tiempo de reacción aumenta considerablemente entre medio y dos segundos, dependiendo del conductor.
Datos que aportan otros informes apuntan a que “tras minuto y medio de hablar por el móvil (incluso manos libres) el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar”. Además, la peligrosidad por el uso inadecuado del mismo puede llegar a ser equiparable a la conducción con exceso de alcohol.

COMENTARIOS