Marketing farmacéutico
MARKETING APLICADO

Marketing farmacéutico

Acción o reacción.

Bajo el supuesto de que las actividades vinculadas con la salud no tienen (o no deben) tener ningún tipo de vínculo con el marketing, me encuentro por estos días con la imperiosa necesidad de las farmacias locales de difundir el valor del servicio y sostener la rentabilidad como garantía de continuidad. Es que la posible llegada de una cadena (en cualquier rubro) nos pone en alerta y la reacción se hace presente.
Hipocresías de todo tipo, doble discurso y otras yerbas se pasean por los medios de comunicación. Quizá acorralados por mandatos nacionales, quienes deben defender los intereses locales dicen de una forma y actúan de otra. Ante esto, la defensa se presenta con una campaña que reza “las farmacias de barrio pueden desaparecer”, varias conferencias de prensa y movilizaciones que intentan captar la atención de la gente, todo para poner sobre relieve el indiscutible valor farmacéutico.
El problema es que, para la gran mayoría de los bonaerenses, resulta invisible esta batalla jurídica en torno al modelo de provisión de medicamentos. Nuevamente la reacción surge ante la amenaza como un reflejo desesperado. Ante esto, me pregunto que pasaría si en vez del modelo reaccionario los colegios postularan la acción permanente y planificada que destaque el valor del servicio y promueva nuevas formas de pensamiento.
El problema es que el marketing no tiene vinculación aparente con la salud porque se supone erróneamente que se trata de una actividad que se dedica a hacer campañas publicitarias en medios masivos. Sin embargo es mucho más que un simple anuncio. La disciplina agrupa todas aquellas decisiones que tomamos con el fin de construir valor, sostener o hacer crecer una propuesta determinada. En el caso de una farmacia, podríamos incluir aspectos como los productos asociados, la planificación de servicios, el diseño del local o el trato que damos a los clientes. Para esto, es bueno formular preguntas concretas:
¿Qué tipo de clientes tengo? ¿Es gente mayor o joven? ¿Tienen un alto poder adquisitivo o bajo? ¿Qué compran, medicamentos o productos de parafarmacia? ¿Qué cambios se están produciendo en mi entorno? ¿Han abierto una nueva farmacia en los alrededores? ¿Hay un nuevo centro de salud? ¿Cómo me están afectando las decisiones políticas? ¿Se ha modificado la legislación? ¿Cómo me va a afectar? ¿Cómo me afecta la situación económica? ¿Han descendido las ventas de determinados productos?
En síntesis, se trata de definir una estrategia que considere las variables que nos afectan o pueden afectarnos en el futuro. Sobre como combatirlas y cual será el plan de acción. Un modelo de pensamiento que no espera la amenaza sino que va en busca de las oportunidades, se trata de accionar o reaccionar y el marketing, que a simple vista se presenta lejos de los conceptos sanitarios, puede ofrecer soluciones desde la acción preventiva.

COMENTARIOS