None
EL MULTIMEDIO DECIDIÓ SEPARAR SUS LICENCIAS AUDIOVISUALES EN SEIS UNIDADES

Grupo Clarín presentó plan de adecuación y la Afsca acepta la división entre socios

La división voluntaria se realizó sin perjuicio de seguir adelante con sus reclamos por vía judicial. Clarín consideró la aplicación de la ley como "un avance ilegal y de facto" del Gobierno.

El Grupo Clarín presentó ayer un "plan de adecuación voluntaria" a la ley de medios ante la Justicia y la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), que señaló que "no hay impedimentos" para que el multimedio se divida entre "sus actuales socios", siempre que constituyan "unidades de negocio nuevas". "El Grupo Clarín decidió separar sus licencias audiovisuales en seis diferentes unidades empresarias, cada una ellas respetando los límites del artículo 45 de la ley de medios", anunció la compañía.
Fuentes de la Afsca dijeron que "en la medida en que se constituyan unidades de negocio reales e independientes, ni los parentescos ni el hecho de haber sido socios previamente son impedimentos" para poner al frente de esas compañías a actuales directivos del Grupo Clarín. Deben ser unidades de negocio que no supongan un grupo único y que no sean meros testaferros. Al respecto, afirmaron que para impedir que la concentración de medios se oculte bajo nuevas firmas y cambios de nombres "hay otras áreas del Estado con competencia" en estos asuntos, tales "como la Comisión de Defensa de la Competencia".
De acuerdo a Clarín, "el plan –que no interrumpe ninguna de las acciones judiciales que lleva adelante el Grupo para defender sus derechos– se presentó solicitando que se cumpla integralmente la sentencia de la Corte Suprema. Esto es, que se garantice la actuación de una autoridad de aplicación independiente, imparcial y con solvencia técnica, que pueda asegurar un tratamiento transparente e igualitario en la aplicación de la ley, lo contrario de lo que sucede hoy", aclaró el multimedio. Según dijo, se inclinó por esa opción, ante lo que consideró como un "avance ilegal y de facto que emprendió el gobierno en los últimos días para quitarle compulsivamente sus medios audiovisuales".

COMENTARIOS