Ricardo López Murphy. (Foto: Na - redes sociales)
Ricardo López Murphy. (Foto: Na - redes sociales)

Dos fallos adversos ponen en jaque al liderazgo de López Murphy en Republicanos Unidos

La Justicia Electoral rechazó el balance de 2021 y cuestionó una asamblea de 2023.

La Justicia Electoral dictó dos fallos que pusieron en jaque en los últimos días el liderazgo del diputado Ricardo López Murphy en el partido Republicanos Unidos, que hoy integra el heterogéneo bloque de Hacemos Coalición Federal.

La jueza electoral María Servini rechazó la aprobación del balance de Republicanos Unidos por el período que finalizó el 31 de diciembre de 2021, cuando López Murphy fue elegido diputado.

Además, sancionó a Republicanos Unidos con la “pérdida del derecho a recibir contribuciones, subsidios y todo recurso de financiamiento público por el plazo de un año”.

El sector interno opositor a López Murphy, que encabezan José Magioncalda, Yamil Santoro y Roberto García Moritán, responsabilizó públicamente a Roberto Foco, tesorero partidario y mano derecha de López Murphy, por el rechazo del balance.

“Además de que la no utilización de la cuenta única partidaria no es, en este momento, subsanable, precedentemente no refleja con la precisión exigida por la norma el origen y destino de todos los fondos percibidos”, sostiene el fallo de la jueza electoral.

Además, añade que “habiéndose intimado al partido de autos a efectos de que conteste las observaciones efectuadas a los estados contables 2021, conforme lo establecido en la ley, dicha situación no ha sido satisfecho”.

“Este Tribunal considera que corresponde tener por no aprobado el ejercicio contable irregular al 31 de diciembre de 2021”, resumió la jueza.

Por su parte, la Cámara Nacional Electoral ratificó un fallo de primera instancia según el cual, en una de las convenciones de 2023, se omitió a candidatos de la oposición interna.

Según explicó el sector oposito a López Murphy, “se había excluido a un convencional opositor a la actual conducción, Federico Kaufman, para facilitar una mayoría ilícita, entre otras irregularidades”.

Se trató -dijeron- de “una convocatoria a elecciones internas plagada de irregularidades que habrían derivado en la proscripción de más de 60 candidatos del sector que encabezan García Moritán y Yamil Santoro, así como de otros sectores minoritarios”.

Los camaristas electorales Alberto Dalla Vía, Daniel Bejas y Santiago Corcuera advirtieron que  “el registro de la asistencia a la sesión del 4 de mayo fue realizado de modo genérico, con la sola alusión a la existencia de ‘quórum suficiente’ y la mención de que ciertos convencionales se fueron paulatinamente retirando de la Convención”.

“En ese marco, es necesario señalar que la norma partidaria, que tiene el carácter de ley fundamental a la que deben someterse las autoridades y afiliados de los partidos, prescribe que al finalizar la sesión deberá elaborarse un acta de la misma que contendrá los temas tratados, el resultado de las votaciones y el detalle del quórum, debiéndose registrar las asistencias e inasistencias”, subrayó la Cámara.

“En tales condiciones, corresponde concluir que no se encuentran cumplidos los recaudos necesarios en los términos antes señalados”, señaló.

Republicanos Unidos celebró el domingo elecciones internas en las que sólo participó el sector de López Murphy.

“Sepan que las elecciones son un fraude, son ilegales, han proscripto fraudulentamente a casi 60 candidatos, están impugnadas judicialmente y estoy seguro de que serán declaradas nulas por la Justicia”, dijo Yamil Santoro a los afiliados a ese partido.

COMENTARIOS
Crexller: su voto está bajo la lupa