CONFIRMÓ SU RUPTURA CON MILEI

Píparo contra libertarios: “Enjambre de violentos”

La diputada nacional del espacio Buenos Aires Libre Carolina Píparo confirmó hoy su distanciamiento definitivo de La Libertad Avanza (LLA), el partido político con el que hizo campaña el año pasado como candidata a gobernadora bonaerense de Javier Milei. 

La legisladora, que más allá de su enfrentamiento verbal con el oficialismo comparte el rumbo económico y vota a favor de cada uno de los proyectos que envía el Poder Ejecutivo, tildó a la Libertad Avanza como un “enjambre de violentos, ignorantes e intolerantes que defienden lo indefendible”. 

“Resulta que desde que se llegó al Gobierno, y les recuerdo que trabajé mucho para que eso suceda, no se puede disentir en una sola coma con los ´liberales´, se convirtieron en un enjambre de violentos, ignorantes e intolerantes que defienden lo indefendible y creen que pueden cambiar algo desde un teclado”, sentenció Píparo. 

Estas consideraciones se dieron como reacción a las permanentes críticas de usuarios de redes sociales identificados con Milei que no le perdonan a la diputada nacional haber formado un bloque aparte en la Cámara baja. “Se están convirtiendo en todo lo que ya vimos y rechazamos. El fanatismo mancha las ideas indefectiblemente, reflexionen porque no es por ahí. Hasta pronto”, publicó la diputada en un mensaje que subió a su cuenta de la red social X. 

El “hasta pronto” retumbó como una despedida definitiva, que podría llegar a tener consecuencias en caso de que Píparo empiece a despegarse del oficialismo en las votaciones de los distintos proyectos que se tratan en el recinto. 

La relación de la diputada con el oficialismo se desgastó y entró en punto muerto cuando en el inicio de la gestión de Milei se dijo que ella iba a ocupar la cabeza de la Anses, pero a las pocas horas se nombró al cordobés Osvaldo Giorgano en ese cargo, quien meses después fue desplazado. Luego votó en contra un inciso de la ley Bases y le llovieron críticas de los libertarios.

COMENTARIOS
Crexller: su voto está bajo la lupa