LA DURA DISPUTA EN EL PRO ENTRE MACRI Y BULLRICH

Acusaciones cruzadas, un “Colorado” equidistante y la senadora no querida

Sigue la polémica por la ruptura de los bloques legislativos en la Provincia. Especulaciones en medio de un clima de fuerte tensión.

La disputa interna que se libra en el PRO y que tiene como protagonistas centrales a Mauricio Macri y Patricia Bullrich se juega en todos los terrenos. Con epicentro en la Provincia donde el ex presidente apostó para desalojar de la conducción partidaria a una dirigente alineada a la ministra de Seguridad, la escalada no se detiene y sigue ganando temperatura con acusaciones cruzadas de alto voltaje. 

Existen, en medio de ese clima de tensión, situaciones curiosas. Bullrich ordenó la ruptura de los bloques de diputados y senadores en la Legislatura. Sin embargo, la bancada de diputados nacionales del PRO sigue unida e incluso presidida por Cristian Ritondo, uno de los hombres más críticos de la ex candidata presidencial. 

Hay dirigentes cercanos a Macri que empujan la expulsión de Bullrich y su gente. El ex presidente no quiere transitar por ese camino traumático. Apostaría, acaso, a que el éxodo fuera definido por la propia ministra. 

El nudo del conflicto tiene que ver con que Bullrich pretende que el PRO vaya directamente a una fusión con La Libertad Avanza. Macri no reniega de un eventual acuerdo electoral con el presidente Javier Milei, pero pretende conservar la individualidad política del partido que creó hace poco más de 20 años. 

Con ese debate sin saldar ambos contendientes aceleraron a fondo. Bullrich disparó primero al organizar una reunión de su tropa junto a referentes libertarios en Esteban Echeverría. Fue una señal inequívoca del camino que pretende transitar en lo inmediato. Además del de la ministra, hay que anotar dos nombres clave que acudieron a esa cita: el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, y el armador bonaerense libertario y hombre de confianza de Karina Milei, Sebastián Pareja. 

Valenzuela se transformó en una pieza central en el armado bonaerense de Bullrich. ¿O del propio Milei? El alcalde fue compañero de cursada del Presidente en la universidad y tienen una larga relación personal que ahora se trasladó a la política. 

El intendente, según trascendió en diversas fuentes, busca ser candidato a gobernador en 2027. El mismo destino que, se comenta, anhelaría el libertario Pareja, un hombre que supo reportar hace algunos años a Emilio Monzó. Bullrich logró juntarlos en ese cónclave que desató la ira de Mauricio Macri. 

El ex presidente tomó ese movimiento como un desafío a su liderazgo, revitalizado tras su asunción como titular del PRO nacional. Se movió rápido y forzó la renuncia de la mayoría de los integrantes de la conducción bonaerense de su partido para dejar sin respaldo a la titular interina, Daniela Reich. La también senadora provincial es la esposa de Valenzuela.

Entre los renunciantes están Ritondo, Diego Santilli, Martín Yeza y hasta dirigentes cercanos a Horacio Rodríguez Larreta, como la senadora provincial Aldana Ahumada. Bullrich redobló la apuesta. Acusó a Macri de promover un “golpe de estado” en el PRO bonaerense y ordenó fracturar los bloques de diputados y senadores. “PRO Libertad” es el sugestivo nombre que eligió como una nueva y contundente señal de hacia dónde se imagina en un futuro próximo. 

Las peleas se multiplican por debajo de Macri y Bullrich. “Como presidente del PRO en la Provincia no puede promover frentes electorales sin discusión interna. Mucho menos irse de su propio bloque. Hacerlo vulnera la institucionalidad. Pero no asombra viniendo de quienes ganaron las últimas tres elecciones usando la tijera para que perdieran los nuestros”, disparó el macrista Alejandro Finocchiaro para acusar a Reich y Valenzuela al hacer mención al “delivery” de boletas que funcionó en Tres de Febrero en los últimos comicios. 

“Lo que pasó en el PRO de la Provincia se llama golpe de Estado”, sostuvo Bullrich y acusó a Ritondo de “vaciar el partido” para quedarse con la presidencia. Y defendió la creación del bloque PRO Libertad: “Son diputados que dijeron ‘si nos quieren echar, nos vamos’”. 

“Patricia, siendo politóloga me extraña que no sepas la definición de golpe de estado. En el PRO de la Provincia hubo una renuncia masiva de dirigentes porque nadie se sentía representado por quien se hizo cargo de la presidencia hace un año”, retrucó Ritondo. 

Los cruces dialécticos abonan a una disputa que ahora amenaza a extenderse respecto de la marca PRO. El sector de Macri pretende que los legisladores bonaerenses de Bullrich no puedan utilizar la sigla partidaria. Los bullrichistas obtuvieron, en esa miniguerra, una victoria: en la Cámara de Diputados se reconoció al bloque PRO Libertad que se acaba de conformar y que lidera Florencia Retamoso. 

Otro coletazo de la pelea se produjo ayer en el Senado, cuando Reich decidió renunciar a la vicepresidencia de la Cámara a la que había llegado por el PRO. En su lugar fue designado Cristian Gribaudo, un hombre que responde al “Tano” Angelici, pero que se quedó bajo el ala del macrismo. 

La disputa encuentra posiciones intermedias. Como la que exhibe Diego Santilli. El “Colorado” se ubicó del lado de Macri pero al mismo tiempo se muestra muy cercano del gobierno nacional. “No vamos a hacer nada para romper el partido”, es la explicación que se escucha cerca del diputado nacional, otro que no archiva sus intenciones de pelear por la Gobernación en 2027. 

Los libertarios miran esa disputa con particular interés. En el Senado bonaerense existen algunos movimientos para que Reich se sume al bloque “oficial” de Milei que lidera Carlos Curestis. Lugarteniente de Pareja, engrosó el armado de Milei con las llegadas de la ex larretista Florencia Arietto y del ex intendente de San Miguel, Joaquín De la Torre. Pero al parecer, Reich no sería bienvenida por todos. Hay quienes apuntan a que una histórica disputa entre De la Torre y Valenzuela sería un motivo de peso para que la senadora no avance en esa dirección.

COMENTARIOS
Crexller: su voto está bajo la lupa