Poco después de su denuncia, el Papa promovió a Zanchetta en la administración financiera de la Santa Sede.
Poco después de su denuncia, el Papa promovió a Zanchetta en la administración financiera de la Santa Sede.
ACUSACIÓN CONTRA EL OBISPO DE SALTA

Afirman que el Papa conocía las "conductas obscenas"

El Vaticano recibió en 2015 y 2017 denuncias contra Gustavo Zanchetta por presuntos abusos y conductas sexuales inapropiadas contra los seminaristas.

El Vaticano recibió informes en 2015 y 2017 de que un obispo argentino cercano al papa Francisco se tomó fotografías desnudo en actitudes “obscenas” y que presuntamente tuvo conductas sexuales inapropiadas con seminaristas, dijo a The Associated Press uno de los sacerdotes que reportó la situación, lo cual contradice afirmaciones de la Santa Sede sobre que se enteró recientemente.
Los informes ante el Vaticano, sin embargo, no impidieron que el obispo Gustavo Zanchetta, de 54 años, recibiera poco después un importante cargo de asesor en la Santa Sede, la cual lo justificó con el argumento de que las denuncias en contra del religioso se presentaron a fines del año pasado.
El papa Francisco aceptó el 1 de agosto de 2017 la renuncia de Zanchetta como obispo de Orán, que la había presentado el 29 de julio, luego de que tres sacerdotes de esa Diócesis de la provincia de Salta elevaran dos informes al Vaticano en 2015 y en 2017 con imágenes y referencias a conductas sexuales inapropiadas en las que habría incurrido el religioso con tres integrantes del seminario, todos mayores de edad.

Francisco lo promovió
No obstante, poco después de su renuncia, el Papa promovió a Zanchetta a la posición número 2 en la oficina de administración financiera de la Santa Sede, lo cual ha generado nuevas dudas sobre si el Pontífice mira hacia otro lado ante la mala conducta de sus amigos y aliados.
El caso podría convertirse en otro problema para Francisco, quien esta semana viaja a Panamá y convocó a un encuentro en febrero con obispos del mundo para abordar cómo enfrentar los casos de abuso sexual dentro de la Iglesia Católica.
El sacerdote Juan José Manzano, uno de los tres que hicieron llegar información sobre Zanchetta, dijo a AP que en un primer informe en 2015 se remitieron fotos que se tomó el mismo obispo mientras estaba desnudo “en actitudes obscenas o fuera de lugar”, aunque evitó describirlas.
Consideró que fue una “primera alerta” que hicieron llegar a la Santa Sede a través de “obispos amigos”.
En 2017, “la cosa estaba mucho más grave (con Zanchetta), no sólo porque hubiera habido alguna cuestión de abuso sexual... lo que había era un ‘in crescendo’ de medidas que conducían la diócesis al abismo”.
En ese entonces se elevó la información a la nunciatura en Buenos Aires.
Manzano, exvicario general de la diócesis de Orán cuando se elevaron los informes, hizo esas declaraciones en una entrevista concedida en la parroquia de San Cayetano, que ahora dirige en esa humilde ciudad situada a 1.650 kilómetros de Buenos Aires, y en un correo electrónico posterior.

La renuncia
El comportamiento de Zanchetta se fue agravando por presuntas actitudes de abuso de poder y abuso sexual, lo cual desembocó en su renuncia en julio de 2017. No obstante, en diciembre de ese año el Papa lo nombró asesor de la oficina que administra las vastas propiedades inmobiliarias y financieras del Vaticano.
En un comunicado enviado a la AP a principios de enero, el portavoz de la Santa Sede Alessandro Gisotti subrayó que las acusaciones contra el obispo surgieron en los últimos meses, casi un año después de que el papa Francisco creó la nueva posición para él.
En el momento de renunciar, Zanchetta sólo le había pedido a Francisco que lo dejara salir de la diócesis de Orán porque tenía relaciones difíciles con sus sacerdotes, dijo Gisotti.
“En el momento de su renuncia, hubo acusaciones contra él de autoritarismo, pero no hubo acusaciones de abuso sexual contra él”, afirmó. Y agregó que en espera de la investigación preliminar sobre las denuncias de abuso sexual en curso en Argentina, Zanchetta se abstendrá de trabajar en el Vaticano. Sin embargo, el sacerdote Manzano asegura que el mismo papa Francisco supo del cuestionable comportamiento del obispo desde 2015.
El papa hizo llamar a Zanchetta y este se justificó diciendo que le habían manipulado el celular y que la intención era dañar al pontífice, indicó Manzano en su mail enviado a la AP. Luego de ese encuentro con Francisco, el obispo volvió a Argentina “mejorado”.
Pero pasados unos meses, Zanchetta “se ponía agresivo si se lo confrontaba...manipulaba datos, personas, influencias para lograr sus propósitos”. A ello se sumó que el rector del seminario advirtió “acosos” y “conductas inadecuadas” con seminaristas, algunos de los cuales abandonaron el seminario.
Cada uno de los tres sacerdotes elevó información con lo más destacado sobre el comportamiento del prelado en mayo o junio de 2017. Manzano informó sobre el “desgobierno” del obispo y otro sacerdote, que era mano derecha de Zanchetta, de los presuntos abusos.
Manzano dijo desconocer los detalles, pero descartó que hubiera habido actos sexuales. No quiso decir por qué está seguro.
La información sobre el comportamiento del obispo llegó al secretario de la Nunciatura en Buenos Aires, Vincenzo Turturro, que la “vehiculizó fabulosamente”, explicó el párroco.
Francisco volvió a llamar a Zanchetta y el prelado luego renunció.

COMENTARIOS