FÚTBOL

Néstor Aldo “Villa” Vilaplana

Fue partícipe de la época dorada de Jorge Newbery, jugando regionales y nacionales. Múltiple campeón. Triunfó con equipos de la zona y como técnico logró varios títulos.

Nací en Villa Belgrano, un barrio extraordinario. Fui a la escuela 16 con Gustavo Ratto, Daniel Gómez, Carlos Corrao, Frisina. Y al secundario fui al Marianista, donde mi curso salió con la doble calificación de perito mercantil y bachiller. Fue la última vez.

En el barrio se jugaba a la pelota todos los días. Estaba lleno de campitos. En calle Pasteur y Sarmiento se armaban campeonatos hasta de 30 equipos, venían de todos lados a jugar.

Con los chicos de la escuela 16 fuimos campeones de los torneos intercolegiales en Junín. Luego ganamos la etapa zonal y fuimos a la provincial, en la ciudad de Necochea, donde también salimos campeones. Tenía 12 años y fue mi primer logro deportivo. Jugaban el Colorado Depenti, Juan Carlos Corrao, Oscar Malla, Gustavo Ratto, Mario Palma, Daniel Gómez, entre otros.

A los 10 años me vio jugar Muñoz, un ayudante de campo de Luis Alaniz y me llevó a Jorge Newbery. En realidad en mi familia eran todos de BAP. Mi viejo, que le decían Chorizo Vilaplana, jugó en BAP al igual que mis tíos y primos.

Fiché en la octava, estaban Sergio Lippi, Miguel Morán, con quienes hice todas las inferiores hasta llegar a primera.

Ganamos el título en todas las categorías inferiores. Teníamos un equipazo. En la quinta fue técnico Aldo Riera.

Alaniz era un maestro, te enseñaba más de la vida que del fútbol. Un adelantado en esos tiempos. Si se le enfermaba un jugador iba a la casa y si no había plata para el remedio él iba y lo compraba. Hasta iba a buscar en bicicleta a alguno que vivía lejos.

Un alumno ejemplar de Luis Alaniz fue Juan Carlos Vilchez. Un líder totalmente positivo para el club. Hasta ponía el auto para ir a buscar jugadores y llevarlos a colocar inyecciones; le regalaba ropa a jugadores que se casaban; donaba el sueldo a jugadores de menos recursos.

Tuve la suerte de estar en la época de oro de Newbery con Juan Carlos Vilchez, Alfredo Gironacci, Calos Burgos, Peteca Molina, el Reca Traverso, Ricardo Pondal. Ocho años seguidos campeones de la Liga Deportiva del Oeste.

Integré el equipo campeón de la provincia en Tandil, tuve la suerte de hacer goles en este regional donde el técnico fue el Chacho Villafañe. En el otro regional estuvo Hugo Spadaro, que perdimos la final contra San Martín de Tucumán en cancha de Sarmiento.

Además estuve en el plantel del nacional de 1976, fui suplente en dos partidos, uno contra Gimnasia y Esgrima en Jujuy y el otro contra Independiente en cancha de ellos. Jugaban Bochini y Bertoni. Verlos fue un placer. El técnico fue Raúl Azconzábal.

Jugué hasta los 24 años aproximadamente. Un año que quedó desierto el campeonato en Junín me fui a jugar a la Liga Independiente. Me llevó Cachi Gabrielli, con el Lagarto Walton a Origone de Agustín Roca. Y salimos campeones.

Al año siguiente me prestó Newbery a Origone y jugué un nocturno que también fuimos campeones. Jugaba Horacio Massari, Daniel Falabella, Horacio Rodríguez, Daniel Perea, Oscar Tuso. Le ganamos la final a BAP en cancha de Rivadavia de Junín.

Un año me fui a jugar a San Martín de Roberts y fuimos campeones. Estando en San Martín de Roberts, en un partido me marcó el Chino Pavoni. Venía de ser ídolo en Independiente de Avellaneda, jugaba de 3.

Pasé por Atlético Pintense y fuimos campeones con el Lolo Alaniz. Ese año jugué en la Selección de Ameghino.

Me recibí de técnico en el primer curso que se hizo en Junín, con Luciano Polo, Oscar Tuso, el Morocho Bonópera, Lucho Avilés.

El primer equipo que dirigí fue Rivadavia de Junín y salimos campeones. Fue en 1997.

Dirigí River de Junín, donde perdimos la famosa final que le pegaron un tiro a un muchacho, un escándalo. Estuve en Villa Belgrano y Jorge Newbery.

Mario Finarolli me llamó para dirigir las inferiores de Sarmiento. Estuve a cargo de la quinta, la primera amateur que fuimos campeones, y dos partidos en la B metropolitana cuando Mario se fue a Atlanta. Dirigí contra Defensores de Cambaceres y Almirante Brown.

En 2010 Finarolli me llamó para ser asistente de campo en la famosa campaña que Sarmiento llevaba 12 puntos de ventaja y se perdió el campeonato.

Antes Junín era una cantera de jugadores. Pero la falta de campitos diezmó al fútbol de buenos valores. Antes andaba Luis Alaniz, Salvador Chiaravino, el Negro Castro, Juan Torelli, se dedicaban a pispear jugadores por los campitos y se los llevaban a los clubes. Si estábamos hasta las 10 de la noche jugando debajo de un foco que ni alumbraba. Además la tecnología cambió. La vida cambió. Yo era suplente de Newbery y los sábados a las 10 de la noche me acostaba para estar al otro dia sentado en el banco. Hoy el chico que juega en la amateur se acuesta a las 6 de la mañana.

¿Maradona o Messi? Los dos son unos monstruos. Pero para mí, Maradona fue el mejor jugador de todos los tiempos.

COMENTARIOS