None
MAÑANA PELEAN EN CINCINATTI

Lucas Martín Matthysse y Roberto “Massa” Ortiz se vieron las caras

Ayer participaron de la conferencia de prensa y hoy se realizará el pesaje oficial.

Dignos representantes de dos de las más reconocidas escuelas de boxeo de Latinoamérica que son Argentina y México, Lucas Martín Matthysse y el invicto campeón plata de los súper ligeros del Consejo Mundial, Roberto “Massa” Ortiz, se presentaron ayer en conferencia de prensa con vistas a la pelea de mañana sábado en el US Bank Arena de Cincinatti.
La presentación oficial del evento se realizó en el hotel The Westin y la nota, cuando no, la dio el ex triple campeón mundial, el local Adrien Broner, primero por llegar tarde, segundo por casi irse a las manos con su rival, Emanuel Taylor, y tercero por anunciar por su propia cuenta que su próximo oponente será Matthysse.
Como toda conferencia de prensa en Estados Unidos donde habla cada uno de los protagonistas sin preguntas de los periodistas, lo tal vez más “picante”, por llamarlo de algún modo, lo pusieron los managers de Matthysse y Ortiz, Mario Arano y “Pepe” Gómez, respectivamente.
Una vez que el conductor del mítin, Eric Gómez (vicepresidente de Golden Boy Promotions), le dio el micrófono, “Pepe” Gómez, promotor mexicano y manejador del “Massa”, dijo: “Sabemos la calidad de Lucas, pero si quiere el cinturón de Roberto, va a tener que ir a buscarlo a Cancún otra vez porque el sábado no lo va a poder ganar”.
Siempre dentro del tono cordia y amenol, Arano le devolvió la “gentileza” y le espetó a “Pepe”: “Agradezco que Massa y su equipo hayan agarrado la pelea, pero me parece que se equivocaron de rival. El Matthysse que verán el sábado será el mejor preparado jamás”.
Al acercarse Ortiz al estrado sostuvo educadamente: “Sé que mi oponente es muy bueno. De los mejores. Pero vengo preparado para ganar y espero que así vaya a ser”.
Más escueto que ninguno, Lucas dijo: “Agradezco la oportunidad de volver a pelear acá otra vez. El sábado será una guerra y vengo preparado para ganarla. Gracias”.
El verborrágico de la tarde, obviamente, fue el pedante local Broner, que las hizo todas: llegó tarde a la conferencia, luego, con auriculares, no escuchó a ninguno de los que hablaron antes que él y que, una vez le tocó el turno, intentó hacer una gracia hablando en un idioma inventado por él y que llamó “bronish”, una retahíla de sonidos guturales y gestos payasescos, el cual era “traducido” por un asistente y festejado solamente por su gran séquito.

Broner quiere a Matthysse como próximo rival

Luego, un poco más serio y ya hablando en inglés, dijo que iba a “pulverizar” a Taylor (pelearán por el título intercontinental AMB superligero) y que luego que ambos ganen el sábado, su próximo rival será Matthysse.
Ni Lucas ni Arano le pudieron contestar nada allí mismo porque, entre otras cosas, Broner casi se toma a golpes con su rival al posar cara a cara, pero el promotor argentino dijo luego: “Que siga participando.

COMENTARIOS