Fenómeno creciente

Un fenómeno creciente en la Cuenca del Salado son los contratos de arrendamientos ganaderos con cláusula de amortizaciones.
“El año pasado me han ofrecido campos a 50 kilos la hectárea de carne que en 2013 se habían alquilado a 7 quintales la hectárea de soja. Pero, al no tener infraestructura ganadera, es difícil ponerlos en producción”, explicó Rodolfo Nougues, empresario.

COMENTARIOS