ESCULTURA AL IDOLO DE AMERICA

En un acto a pura emoción, inauguraron el monumento a Sandro en la Laguna

Fanáticos de todo el país y medios de comunicación nacionales e internacionales estuvieron en el balneario municipal para presenciar el homenaje al artista que hallara en Junín a uno de sus grandes amores. La personalidad destacada fue Olga Garaventa, última esposa del “Gitano”.

La emoción invadió por completo el Parque Natural Laguna de Gómez, hasta donde llegaron más de mil personas, con el único fin de presenciar la inauguración del monumento a Sandro, el gran cantante de América que supo entablar una gran relación afectiva con Junín, ciudad a la que siempre consideró su “primer amor”.
Desde muy temprano, delegaciones y familias de todo el noroeste bonaerense y de otras provincias arribaron al balneario para asegurarse un lugar en la ceremonia al ídolo fallecido el 4 de enero de 2004.
Claro que el clima templado propició la concentración masiva de público en el centro de esparcimiento más importante de la ciudad, que se vio poblado casi como en los mejores domingos del verano. A tono con ese clima festivo, poco a poco fueron ganando protagonismo las banderas de los clubes de fanáticas. “Sandro, pasión inigualable”, “Sandro Lanús”, “Simplemente Sandro” y “A todo Sandro” fueron algunas de las inscripciones exhibidas por las fervientes seguidoras del hombre nacido en Banfield.
La jornada tuvo su primer gran impacto a las 17.30, con la llegada de quien fuera la última esposa del artista, Olga Garaventa de Sánchez. Acompañada por Darío Suárez, mentor de la construcción de la estatua, y secundada por dos guardaespaldas, la mujer caminó en medio del alboroto generalizado hacia la figura enclavada en la denominada “Rotonda de los pescadores”.
Rodeada del cariño de los devotos del “Gitano” –en su mayoría mujeres- que pugnaban por tocarla, hacerle preguntas o sacarse una foto, Garaventa arribó al pie del monumento para que se descubriera la imagen y el misterio quedara develado.
A las 17.45, ella misma, junto a Suárez y el intendente Mario Meoni retiraron el manto blanco que cubría la imagen y allí emergió, vestida de traje, con una mueca sonriente, con los brazos en alto y un micrófono en la mano izquierda la escultura del popular intérprete.
Con los ojos bañados en lágrimas, Garaventa expresó un breve agradecimiento: “Estoy muy feliz, esto me llena de emoción. Que se destaque a mi esposo por la calidad de artista y de persona que ha sido me llena de orgullo, porque fue un hombre con mucho talento pero que además tenía mucho amor. El siempre valoró mucho a esta ciudad, decía que Junín, Rosario y Buenos Aires eran sus grandes amores”.
Otro de los que se vio ganado por la emotividad del acontecimiento fue Darío Suárez. “Es un sueño cumplido, no puedo decir mucho más. Hoy es un día inolvidable para mí”, señaló quien años atrás escribió un libro sobre la vida de Sandro.
Por su parte, el intendente Mario Meoni dijo que “a uno le da placer ver cómo se van transformando hitos, en este caso promovido por el empuje de un grupo de fans de Sandro en el orden local que han generado una obra extraordinaria con el acompañamiento del municipio. Estoy contento de que haya venido tanto público y esto nos va a permitir que cada año venga mucha gente a la ciudad”.
Consultado sobre la posibilidad de que se realicen tributos similares a exponentes de nuestra ciudad, Meoni no lo descartó pero dijo que “tendrá que ver con la trascendencia que cada uno haya tenido, pero hay gente que lo merece”.

COMENTARIOS