Guillermo Tamarit, rector de la Unnoba.
Guillermo Tamarit, rector de la Unnoba.
EN EL CONGRESO NACIONAL

Tamarit mostró su preocupación ante la falta de aprobación del Presupuesto para el 2024

El rector de la Unnoba aseguró que “se avanza a partir de lo que mes a mes va decidiendo el Gobierno nacional y esto nos tiene en una situación de incertidumbre muy grande”. También se refirió a las expectativas en materia de infraestructura y funcionamiento de la universidad.

En diálogo con Democracia, el rector de la Unnoba, Guillermo Tamarit, se refirió a las expectativas que se tienen ante este inicio de actividades académicas del 2024, las obras de infraestructura pendientes, el pago de los salarios docentes y los gastos de funcionamiento que debe afrontar la Unnoba. Por lo pronto, Tamarit indicó que lo que se anhela en un principio es “garantizar lo que está en marcha”, según apuntó el rector desde el inicio de la nota.

“Todo el proceso inflacionario y el cambio de gobierno – manifestó Tamarit- nos ha planteado la dificultad de pensar en el largo plazo. Por lo cual, ahora todo refiere a que garanticemos lo que está en marcha, en términos de los estudios de grado, la investigación y la extensión, y también todo el proceso de infraestructura”.

En tal sentido, consultado sobre el presupuesto con el que se iban a manejar este año, el Dr. Tamarit manifestó que “hasta ahora lo que tenemos es una prórroga, porque no se ha votado el Presupuesto 2024. Nosotros aspiramos a que el Congreso de la Nación lo discuta y establezca con claridad cómo se va a desarrollar ese presupuesto para que las universidades podamos tomar real dimensión de qué posibilidades vamos a tener para desarrollar la actividad a lo largo del año”.

“Por ahora, es la prórroga y el proceso inflacionario, lo cual es muy disvalioso porque el nivel de discrecionalidad del Gobierno nacional hace que estemos mes a mes pendientes de si efectivamente podemos dar respuestas a las necesidades, tanto en cuestiones salariales como en los gastos de la universidad que, en términos de montos, están muy atrasados”, apuntó.

“La incertidumbre que tenemos – aclaró- es la misma de los argentinos. Aquí no planteamos esto como una cuestión particular de las universidades, sino que, al no haberse votado en su momento el Presupuesto 2024, ahora se avanza a partir de lo que mes a mes va decidiendo el Gobierno nacional y esto nos tiene en una situación de incertidumbre muy grande”.

El rector de la Unnoba hizo referencia al pago de sueldos que se debía afrontar y que se vio dificultado por la derogación de una circular del Banco Central que determinaba que los bancos debían adelantar los montos a las universidades, antes de recibir los fondos del Gobierno nacional. En tal sentido, hasta ayer algunas universidades que tienen convenio con el Banco Nación no tenían certezas de que efectivamente iban a disponer de los fondos para pagar los sueldos en tiempo y forma. 

“En nuestro caso, como tenemos un convenio con una institución privada (Banco de Galicia), eso está garantizado, pero el nivel de incertidumbre estaba. Y eso es natural hasta que el Gobierno se ponga en marcha, tome decisiones, tenga las herramientas para que efectivamente pueda brindarnos alguna certidumbre de mediano plazo, estos meses van a ser de estas características”, estimó.

Finalmente, a la pregunta sobre las expectativas existentes para cuando la universidad estuviera funcionando a pleno, en marzo-abril del corriente año, el rector dijo que el Consejo Interuniversitario Nacional pronto tendría sus reuniones habituales y plantearían a las autoridades de Educación todas las situaciones atinentes al funcionamiento universitario, “para que ellos también tuvieran buena información respecto a las necesidades de las instituciones universitarias”, dijo. “Esperemos que en los meses que vienen podamos ir despejando todas estas cuestiones”, resaltó Tamarit.

 

Las obras en marcha

Según lo expuesto, en materia de infraestructura hay importantes obras ya avanzadas y previstas para inaugurar en los próximos meses. Al respecto, el Dr. Tamarit mencionó dos en Junín y una en Pergamino. “La obra en Pergamino -dijo- está prácticamente terminada. Faltan algunas cuestiones como instalar un ascensor, mobiliario y la puesta en marcha del edificio, con lo que ello implica. En Junín, avanzan los dos edificios ubicados atrás del chalet Míster York y la batería de aulas que habrá en el edificio presidente Raúl Alfonsín. En este último edificio habrá una incubadora de empresas. Estamos firmando un convenio con una empresa para tener un aula común para desarrolladores informáticos”.

Por otra parte, Tamarit explicó que detrás del predio del chalet de Míster York “hay un importante edificio de 2 mil metros donde pensamos instalar el Posgrado y distintas actividades administrativas que apoyan a la gestión del rectorado. Al lado hay otro edificio importante de forma circular donde habrá actividades de educación, un aula con mucha tecnología que nos va a permitir avanzar en una profunda educación a distancia. Vamos a concentrar allí muchos elementos tecnológicos”, destacó.

 

Extensiones

El entrevistado hizo referencia a la continuidad académica en las sedes de Rojas, Los Toldos y General Villegas, con las propuestas habituales. Y mencionó que sumaron propuestas en Bragado, precisamente en un centro que depende del Municipio. “Estamos desarrollando nuestra sede en Florentino Ameghino – señaló-. Esta última obra tiene un importante avance, que aspiramos a inaugurar este año y llevar allí actividades que ya teníamos en Ameghino, que las desarrollábamos en una empresa y que ahora tendrá una sede propia”.

COMENTARIOS
La Copa del Mundo llega mañana a Junín