Un lagarto en las quintas del Barrio Real.
Un lagarto en las quintas del Barrio Real.
EN LA ZONA URBANA Y QUINTAS DE JUNÍN

Ante la presencia de lagartos overos, alertan a los vecinos por su preservación

Uno fue divisado cuando se desplazaba con destino a unos pastizales en las proximidades del Barrio Real, durante una jornada de calor agobiante. Otro en el Parque Borchex, a la vera del Salado. Dos de estos reptiles fueron observados sin vida sobre el camino a la Laguna.

Las altas temperaturas y la característica propia de la región son propensas a la aparición de reptiles que no suelen verse en otras épocas del año en la zona urbana y quintas de Junín.
En pocos días llegaron informes a ésta redacción de la aparición de lagartos overos. Uno medía aproximadamente unos 90 centímetros y fue divisado cuando se desplazaba con destino a unos pastizales en las proximidades del Barrio Real, durante una jornada de calor agobiante, bajo el rayo del sol. Otro en el Parque Borchex, a la vera del Salado.
Cabe hacer mención que en la última semana dos de estos reptiles fueron observados sin vida sobre el camino a la Laguna de Gómez, que habían sido atropellados por vehículos.
Las características de esta especie es que tiene las extremidades posteriores largas. La cabeza es prolongada y comprimida lateralmente. También presenta dos grandes pliegues gulares (región próxima a la garganta). En cuanto a la coloración general de esta especie, la misma es oscura con manchas transversales blancas.
El hábitat de este tipo de animales es bastante diverso, ya que se puede encontrar a esta especie en ambientes tales como selvas húmedas tropicales, espacios abiertos como sabanas de pastizales con arbustos espinosos, ambientes periacuáticos, zonas de humedales, en la estepa de altura herbácea así como zonas costeras arenosas.
Su alimentación es omnívora, se alimenta principalmente de aves, pequeños mamíferos, además de insectos, moluscos, peces, anfibios y hasta frutas; el alimento preferido son los huevos.


Alertas
Los expertos señalaron que, ante la aparición de este tipo de animales, “los vecinos no deberían hacer nada. Son animales propios de la zona, no peligrosos. Suelen comer huevos de diferentes aves, más roedores”.
Y agregó: “No hay que tocarlos, ni acercarse, ni nada que pueda perturbarlos. Es importante la preservación de esos lagartos overos”.

COMENTARIOS