Lía Cannarozzo y Lorena Bonet, durante la entrevista con TeleJunín.
Lía Cannarozzo y Lorena Bonet, durante la entrevista con TeleJunín.
INICIATIVA SOLIDARIA PARA HOMBRES Y MUJERES

Cascos con frío evitan que se caiga el cabello durante el tratamiento de quimioterapia

Desde la agrupación "Quimio con pelo Junín" buscan informar y ayudar en la confección, para llevar adelante el proceso.

Ante la dureza de un diagnóstico desvaforable y la necesidad de llevar adelante un tratamiento de quimioterapia, así como existen algunas agrupaciones que confeccionan pelucas y otras que llevan adelante talleres de maquillaje para pacientes con cáncer, son muchas las mujeres que desde sus propias experiencias intentan brindar contención y apoyo a otros en su trayecto con el mayor bienestar posible.
Un grupo de mujeres de nuestra ciudad que tuvieron que ser sometidas a tratamientos de quimioterapia decidieron asistir a otras mujeres y hombres en su proceso mediante un novedoso sistema de frío que evita que el pelo se caiga durante el tratamiento, lo que trae aparejado consecuencias estéticas y anímicas de gran impacto en los pacientes.
Desde Facebook, a través de la cuenta “Quimio con pelo Junín” buscan informar y poner en conocimiento de la comunidad como se lleva adelante la utilización de unos cascos de gel frío que si son aplicados desde el primer día de tratamiento, evitan la caída del cabello.
Lorena Bonet y Lia Cannarozzo dialogaron con TeleJunín sobre la iniciativa y la importancia de informar a la sociedad para que conozca el método y pueda realizarlo en su casa.

Cascos de gel frío
“Somos un grupo de personas que sin fines de lucro, ayudamos a quienes están pasando por un tratamiento oncológico y pueden sufrir la caída de pelo”, explicó Bonet a TeleJunín sobre este proyecto.
“Cuando uno llega a ese diagnóstico, que de por sí es bastante complejo, lo primero que hacemos es preguntar ‘¿se me va a caer el pelo?’, y en general te dicen ‘sí’”, destacó.
Desde su propia experiencia, Lorena se enteró de la idea de los cascos de gel frío a través de publicaciones en internet, compartidas por la agrupación Sentir La Vida.
La base de la idea surgió con una joven bonaerense, Paula Estrada, que en 2009 debía comenzar un tratamiento de quimioterapia. Ella investigó el sistema ya que en Europa hace muchos años que se usa y hay máquinas en Estados Unidos, incluso en Argentina.
“Son de vasoconstricción, es decir, el frío en la cabeza hace que el folículo se cierre, no llegue tanta medicación y entonces el pelo no se cae. Se debilita, pero no se cae”, explicó Lorena.
Estrada buscó la forma de llevar adelante algo casero y dio con la idea de los geles.
“Con estos geles, que son los que se compran en la farmacia, se arma una especie de T con tres geles de 15x 21 y dos más chicos. Luego con cinta de embalar se arma como un casco y va al freezer”.
El casco dura media hora, “porque se empieza a descongelar y pierde el frío así que cada media hora hay que ir cambiándolos. Hay que ponerlos media hora antes de que empiece a pasar la medicación que produce la alopecia, continuar durante todo el proceso de la quimio y una hora o una hora y media después”, indicó. “Más o menos se necesitan siete u ocho cascos por cada tratamiento, aproximadamente”.

Acompañamiento
El uso del casco de gel frío no está recomendado para todos los tipos de tumores por lo que siempre se debe hablar con el médico.
Lorena aclaró que esta iniciativa ”no tiene ningún beneficio personal” y desde ya, no avalan ninguna publicación en redes que cobren o alquilen el sistema.
Quimio con pelo Junín, Quimio con pelo Rosario o Paula Estrada son las páginas oficiales.
“Recomendamos la marca Pump Gel y Body Care, pero las recomendamos porque sabemos que duran esa media hora. Tampoco tenemos relación con las marcas de geles”.
Por su parte Lía hizo hincapié en que este sistema “se debe hacer desde la primer quimio. Si ya arrancó el tratamiento no va a tener resultados”.
Además, contó que “generalmente, a las personas que los necesitan, los armamos a medida, en la casa o donde la persona prefiera”.
La idea es compartir el proceso ya que sin dudas, aseguran, “se hace más liviano. Es importante estar acompañado y apoyándose”.

COMENTARIOS