Actualmente algunos motociclistas se animan a cruzar la laguna con la ruta destrozada.
Actualmente algunos motociclistas se animan a cruzar la laguna con la ruta destrozada.
LA CALZADA NACIONAL ESTÁ CORTADA DESDE LA INUNDACIÓN DE 2017

Evalúan habilitar la Ruta 7 en La Picasa con tránsito asistido

Vialidad está dispuesta a analizar la posibilidad de reparar el trazado en vez de construir un bypass para bordear la laguna, como estaba proyectado. Buscan restablecer la circulación hasta que finalice la obra.

Esta semana, en la localidad Aarón Castellanos, provincia de Santa Fe, se llevó a cabo un nuevo encuentro del Comité de Cuenca de La Picasa, del que además participó el intendente de Rufino, Natalio Lattanzi, una ciudad que se encuentra desconectada con la provincia de Buenos Aires, desde la inundación de febrero de 2017 cuando el agua afectó el terraplén de la Ruta 7 que atraviesa la laguna.
En la reunión se analizó la situación actual de la calzada nacional que está cortada desde hace más de un año en ese sector y se dialogó sobre la próxima visita de los técnicos de Vialidad Nacional, en la que evaluarán la posibilidad de habilitar provisoriamente el trazado sobre la laguna, con tránsito asistido.
En ese sentido, y en esa charla que se llevó a cabo el 15 de octubre último, también se informó que la circulación por el antiguo desvío de tierra, con algunos sectores difíciles, está habilitada.
Juan Carlos Duhalde, presidente del Comité de Cuenca La Picasa, dijo que “Vialidad nacional está dispuesta a analizar la posibilidad de reparar el actual trazado que fue afectado por las inundaciones (foto) y restablecer el tránsito, con las precauciones del caso”.
Reparar el actual trazado cuesta tres veces menos que construir uno nuevo (una variante de 23 kilómetros) rodeando la laguna”, como está proyectado en las obras bajo el financiamiento con Participación Público Privada (PPP), explicó Duhalde. “De Vialidad nos prometieron que van a venir para evaluar esa posibilidad”, destacó el presidente del Comité de Cuenca.
Por su parte, el intendente Lattanzi propuso que “la mesa que debate las cuestiones hídricas también se involucre, y trabaje con los municipios y comunas para que la habilitación de la ruta sea posible”. El objetivo es construir estaciones de bombeo fijas, iluminación y la supervisión de los dos caminos principales que traen agua hacia Rufino.
Luego de la reunión del Comité de Cuenca, trascendió que en el Gobierno nacional se analizan varios proyectos para solucionar el problema del trazado de la Ruta 7 sobre la Laguna La Picasa.
Además de la obra del nuevo bypass proyectado para que rodee la laguna, habría otro que propone la construcción de una ruta elevada, sostenida por pilotes de 4 metros de altura.
Pero, por el momento, mientras se define cuál será la solución definitiva, todos se inclinan por la reparación del actual trazado y el restablecimiento del tránsito lo antes posible.
Por último, se informó sobre la próxima reunión con la Asociación Argentina de Carreteras en la cual se debatirá sobre sustentabilidad productiva, infraestructura, conectividad y el trabajo mancomunado, para hacerle frente al cambio climático.

Ruta segura entre Junín y San Luis
Mientras las empresas administradoras de los nuevos corredores se encuentran trabajando en la elaboración de distintos proyectos ejecutivos para el inicio de las obras principales de Participación Público Privada, comenzaron a avanzar en los trabajos de rehabilitación y mantenimiento.
“Las rutas, que son troncales para nuestro país y para el desarrollo de todos los argentinos, van a transformar para siempre la conectividad, seguridad, el ahorro logístico y los tiempos de viaje, ”, expresó Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación.
En el Corredor Vial C, en el cual se contempla a Junín, está proyectada la construcción de dos variantes en la Ruta 7, una de 6 kilómetros en la localidad de Desaguadero y otra de 23 kilómetros en La Picasa; 421 kilómetros de ruta segura desde nuestra ciudad hasta el límite con San Luis y desde Luján de Cuyo a Potrerillos. La RN 33, desde Gral. Villegas hasta Rufino, se convertirá también en ruta segura a lo largo de 102 kilómetros.
El Plan general de la nueva Red de Autopistas y Rutas Seguras se divide en tres etapas de licitación, con una inversión total superior a los 12.500 millones de dólares para los primeros 5 años y superior a los 4.200 millones de dólares durante los siguientes 10.
A lo largo de los tres períodos se intervendrán alrededor de 7.277 kilómetros de rutas nacionales, mediante la construcción de 1.610 kilómetros de autopistas, 3.310 kilómetros de ruta segura, 324 kilómetros de obras especiales y 26 kilómetros de variantes; en total, 5.270 kilómetros.
Los restantes 2.077 kilómetros serán intervenidos a través de obras de mejoras y mantenimiento de la red vial existente.

La primera etapa
La primera etapa de proyectos viales PPP comprendió la licitación de seis nuevos corredores viales –A, B, C, E, F y Sur- que abarcan más de 3.300 km de rutas nacionales de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Mendoza y Santa Fe.
El plan de obras para estos corredores implica obras en más de 2.500 km a través de la construcción de nuevas autopistas (813 km), rutas seguras (1.494 km) y obras especiales (252 km), así como 17 variantes a distintas localidades que comenzarán entre octubre y noviembre de este año.
El Corredor Vial A abarca más de 700 kilómetros de las rutas nacionales 3 y 226 en territorio bonaerense y se encuentra a cargo de la empresa Cruz del Sur SA. A nivel general, ya se está desarrollando el desmalezamiento de 850 hectáreas y el calce y perfilado de 50 kilómetros de banquinas.
El Corredor Vial B comprende más de 540 kilómetros de la Ruta Nacional 5 en Buenos Aires y La Pampa. El corredor, a cargo de CCA-Green SA, está en plena ejecución de tareas de bacheo entre Jáuregui y Olivera –sentido descendente- y de mejoras en la dársena de acceso del km 340 (acceso de Guanaco). De la misma manera avanzan diversas tareas de limpieza y corte de pasto en toda la ruta. Además, se realizaron estudios de suelo a la altura de Chivilcoy para ultimar detalles para la construcción de la autopista hasta Bragado.
El Corredor Vial C es administrado por Vial Andes 7 SAU y se compone de más de 770 km de la Ruta Nacional 7 en Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Ya comenzó la ejecución de tareas de bacheo superficial y el perfilado de banquinas en distintos puntos del corredor. De la misma manera, avanza la colocación y reemplazo de señalamiento, el pintado de refugios y distintas tareas de recolección y limpieza.
El Corredor Vial E, por su parte, abarca más de 380 km de las rutas nacionales N° 9, 34, 193, A008, A012 y 1V11 de Buenos Aires y Santa Fe. Administrado por la empresa Corredor Panamericano I, tiene en ejecución trabajos de mantenimiento de colectoras y mantenimiento de banquinas de la RN 9, entre Campana y Rosario, así como tareas de limpieza de desagües y mantenimiento de señales. Del mismo modo, se está realizando la reposición del señalamiento vertical de la RN 193 y tareas de limpieza en más de 17 km de la Autopista Rosario-Córdoba.
El Corredor Vial F se extiende a lo largo de más de 630 km de las rutas nacionales 9 y 33 en Santa Fe y Córdoba. Está administrado por la empresa Corredor Panamericano II y ya comenzó la reparación de cordones e isletas y la reposición de señales y barandas de defensas en la RN 33. Hay un bacheo a lo largo de 3 km en el departamento Totoral, Córdoba.
El Corredor Vial Sur está a cargo de Ausur SA y se compone de cerca de 300 km de las autopistas Riccheri, Jorge Newbery, Ezeiza-Cañuelas y las rutas nacionales 3 y 205.

COMENTARIOS