Mariápolis, la histórica ciudadela de los focolares, cumple 50 años de vida
MEDIO SIGLO DESDE SU CREACIÓN

Mariápolis, la histórica ciudadela de los focolares, cumple 50 años de vida

Creada en 1968 a partir de un convento de Capuchinos, ha recibido más de un millón de visitantes a lo largo de su vida comunitaria. La Comisión organizativa prepara tres actos conmemorativos que se llevarán a cabo durante 2018.

En enero de 1968 gracias a la donación de los Padres Capuchinos de 50 hectáreas de tierra y un antiguo Convento nació la ciudadela de O’Higgins, lo que hoy conocemos como Mariápolis.
Si bien en un principio se llamó "Mariápolis Andrea", en honor a Andrea Ferrari, un joven focolarino que había fallecido en un accidente de tránsito, posteriormente pasó a llamarse "Mariápolis Lía", en homenaje a Lía Brunet, una de las fundadoras del movimiento y primera focolarina en la Argentina.
El Movimiento de los Focolares fue fundado en 1943 en Trento, Italia, por Chiara Lubich. Sus miembros se reunían para profundizar un nuevo estilo de vida basado en los Evangelios, los escritos que narran la vida de Jesús de Nazareth según la religión Cristiana.
Para que estas experiencias puedan ser permanentes, en 1964 comenzó la construcción de una ciudadela en Loppiano, cerca de Florencia, Italia. El lugar se llamó “Mariápolis”, es decir, “Ciudad de María”.
En sus 50 años de vida, han pasado miles de jóvenes en la escuela anual y más de 1.000.000 de visitantes, en general familias, jóvenes y grupos organizados que llegan para realizar convivencias, retiros espirituales o simplemente para descansar.
La ciudadela se encuentra en el extremo oriental del partido de Junín, 2 km al norte de la localidad de O'Higgins y 27 km al este de nuestra ciudad. Posee capacidad de alojamiento para unos 500 visitantes, varios comedores, bar, teatro, gimnasio, canchas de fútbol y voley, parques y salones para eventos para hasta 600 personas.
Se sostiene con el trabajo de sus habitantes, en la denominada "economía de comunión", donde cada uno aporta su profesionalidad y capacidad personal a disposición de la comunidad. Se producen muebles artesanales, pret a porter, artesanías en tela y madera, gráfica, íconos y mermeladas, almíbares, helados y bombones artesanales.

Festejos por el medio siglo
La comisión organizativa de Mariápolis, en su representante Maricarmen Raposeiras dialogó con Democracia sobre las celebraciones que llevarán a cabo en la ciudadela.
“Preparamos tres actos para celebrar el aniversario. Como no hay una fecha exacta de inicio, se celebra el año en que se inició La Mariápolis, en 1968”, explicó.
El acto oficial será el 27 de abril de 11 a 13 y contará al finalizar, con un lunch.
“Se ha invitado a autoridades políticas y religiosas del lugar, obispos, intendentes de Junín y Chacabuco porque estamos en el medio, concejales, entre otros”.
Según indicó la integrante de la comisión organizativa, “se hará un recorrido histórico, se verá cómo creció la Mariápolis, las personas que han pasado por ahí y vendrán representantes de los chicos que han hecho la experiencia de jóvenes acá que hoy se encuentran en otros lugares, se verá impacto social de la Mariápolis”, destacó.
Los días 7, 8 y 9 de junio y el 24, 25 y 26 de noviembre, habrá jornadas destinadas a quienes han pasado por Mariápolis, las familias, y habrá también un día abierto para la comunidad.

Movimiento mundial
El Movimiento de Focolares está presente actualmente en más de 180 países. Posee 33 ciudadelas en los 5 continentes, más de 10.000 miembros y más de 2 millones de adherentes en todo el mundo.

Curiosidades
-Contrariamente a lo que se suele creer, Mariápolis se encuentra en Junín y no en Chacabuco. Pese a estar a sólo 2 kilómetros de O'Higgins, localidad que pertenece al municipio vecino, la ciudadela de los focolares está ubicada dentro del partido de Junín. El límite entre ambos municipios se cruza aproximadamente a la altura del paso a nivel de O'Higgins.

Lía, una apasionada de Latinoamérica
Lía Brunet nació el 25 de diciembre de 1917 en Cembra, un pequeño pueblo de la provincia de Trento, en el norte de Italia. Su primera vocación fue la docencia, siendo creativa e innovadora.
Al estallar la Segunda Guerra Mundial, su novio tuvo que partir hacia el frente. Ella diría al respecto: “es como si las bombas cayeran también dentro de mí, destruyendo cada uno de mis intereses”.
En 1945 se encontró con Chiara Lubich, quien había fundado el Movimiento de los Focolares dos años antes. Ella le presentó a Lía la opción radical por Dios que había hecho Santa Clara de Asís. De ese momento Lía recordaría: “ya no sabía si era la historia de Clara de Asís, la suya o la mía; también yo encontré entre mis labios esa misma palabra: sólo Dios; también yo quería elegirlo a Él como el ideal de mi vida”.
Poco después finalizó la guerra y su novio regresó del frente, pero Lía eligió el llamado de Dios.
En 1958 realizó su primer viaje a América, donde realizaría su obra durante medio siglo, en particular la fundación de Mariápolis, dentro del partido de Junín, cerca de la localidad chacabuquense de O’Higgins. La ciudadela se convertiría en polo de nueva evangelización y de promoción entre las empresas del proyecto de la economía de comunión. Lía fue una apasionada de Latinoamérica y junto con Victorio Sabbione sostuvo el nacimiento de la editorial Ciudad Nueva.
En un continente desde siempre marcado por fuertes problemáticas sociales y revoluciones, Lía supo cuál era la receta que había que proponer: “también la nuestra es una revolución, usa el arma más potente: el amor que Jesús trajo a la tierra; también nosotros hablamos del hombre nuevo: el de San Pablo, pero también del hombre viejo, que tratamos de hacer que muera sobre todo en nosotros mismos; también el nuestro es un proyecto de muerte y de vida: apunta a que todos sean uno”.
Lía cuidó de forma especial el nacimiento y el desarrollo de la ciudadela de O’Higgins, una pequeña sociedad renovada por el Evangelio que hospeda a familias, focolarinos, sacerdotes y cientos de jóvenes que todos los años llegan de todas partes del mundo.
Lía fue una gran promotora de la economía de comunión, que se plasmaría en el centro empresarial “Solidaridad” de Mariápolis. También fue protagonista del diálogo interreligioso con fieles judíos y del Movimiento Político por la Unidad en Argentina, Uruguay y Paraguay.
Lía Brunet falleció en Roma el 5 de febrero de 2005. Sus restos fueron traídos a la Argentina y descansan en el cementerio de Mariápolis. En su homenaje, la ciudadela recibió el nombre “Mariápolis Lía”. Por su parte, el Concejo Deliberante de Junín a través de la ordenanza 4972 del 29 de noviembre de 2005, le asignó la denominación “Lía Brunet” a la continuación de la avenida La Plata, en el barrio Emilio Mitre.

Libros
Lía es autora de dos libros editados por Cittá Nuova: “Giornale di viaggio” (“Diario de viaje”, traducido en Argentina como “Tejiendo una red”) donde cuenta su riquísima experiencia de vida, y “Alle radici” (“Las raíces”) donde narra los orígenes del Movimiento de los Focolares en Sudamérica.

COMENTARIOS