Jornadas intensas: Joaquín cursa por la mañana y entrena por la tarde.
Jornadas intensas: Joaquín cursa por la mañana y entrena por la tarde.
ENTREVISTA

Joaquín Rodríguez, el tenista rojense que desarrolla su carrera deportiva en Estados Unidos

Tiene 23 años y cursa Administración de Empresas en Florida National University, institución a la que representa en sus competencias. En diálogo con Democracia se refirió a sus logros alcanzados y a sus objetivos para el futuro a corto y largo plazo.

Joaquín Rodríguez nació en Rojas, tiene 23 años y, actualmente, vive en Miami, Florida, Estados Unidos. Allí desarrolla su carrera tenística y cursa la carrera de Administración de Empresas en la Florida National University, institución a la que representa en cada competencia. A los siete años comenzó a viajar para jugar en distintas ciudades de Argentina y en 2018 decidió apostar a su crecimiento personal, académico y deportivo en Norteamérica.
Durante sus días de descanso en Rojas, Joaquín se reencontró con su numeroso grupo de amigos, disfrutó de Navidad y Año Nuevo junto a su familia y su novia, pero también dedicó tiempo al entrenamiento. En dialogó con Democracia, el joven tenista con un futuro prometedor hizo un repaso de sus días en Estados Unidos y los objetivos para el futuro.

- ¿Cómo comenzó tu formación en el tenis?
- Empecé a jugar en Rojas cuando era chico, a los siete ya viajaba a competir a otras ciudades, a los doce años continué entrenando en Pergamino y a los quince me fui a Rosario. Después de terminar la escuela secundaria en Rojas me mudé a Rosario y entré a la Academia de Guillermo Coria; después en Sorrento, que es otra academia de Rosario muy buena, donde entreno actualmente cuando vengo. Si bien ahora estoy descansando en Rojas, tengo que seguir entrenando.

- ¿Cómo surgió la oportunidad de irte a vivir a Estados Unidos?
- Hace cuatro años, cuando fui a competir a Francia, un entrenador me vio y me preguntó si me interesaba competir para la Universidad de Estados Unidos. Yo no tenía idea de qué se trataba, le dije que tenía que pensarlo, hablar con mi familia para ver si estaba buena la idea o no, después me di cuenta de que era bueno para desempeñarme en el tenis y formarme en una carrera para luego tener un trabajo. Me pareció muy bueno, busqué otras alternativas por mi cuenta y lo tomé. En agosto de 2018 en la Florida National University de Estados Unidos.

- ¿En qué consistió la preparación antes de irte?
- Cuando entrenaba en Rosario me contacté con una profesora de inglés de allá y tuve que rendir el examen Toefl para ingresar a la Universidad, así que cinco meses antes me preparé, dedicando muchas horas de estudio. No podés ingresar sin saber nada de inglés.

- ¿Cómo son tus jornadas de estudio y entrenamiento?
- Tengo jornadas realmente muy intensas. Curso en la Universidad a la mañana, generalmente de ocho a doce, después almorzamos y a las dos de la tarde empezamos a entrenar: de dos a cuatro hacemos tenis; de cuatro a cinco físico, coordinación y potencia; y de cinco a seis hacemos gimnasio. En total son cuatro horas en cada cosa. Yo represento a la Universidad en cada competencia y, para eso, tuve que elegir una carrera para estudiar, así que Administración de Empresas. Todo el tiempo te están evaluando, de hecho hay una persona que me va ayudando todo el tiempo, saben sobre mis notas, mis resultados, me acompañan y me ayudan porque tuve que perfeccionar mucho el inglés: estudiar una carrera en inglés es complicado. Además, para poder jugar al tenis te tiene que ir bien en la Universidad, eso es lo que te hace avanzar, así que es mucho el esfuerzo. En Estados Unidos las clases empiezan en agosto, así que en junio terminaría el segundo año y me faltarían dos años más. Allá vivo en un departamento que es de la Universidad, convivo con un alemán, un brasilero, un uruguayo, está bueno porque se aprenden muchas cosas.

- ¿Cómo fueron estos días en Rojas y cómo sigue todo al volver a Miami?
- Llegué a Rojas el 20 de diciembre, para esta fecha son las vacaciones de invierno en Estados Unidos, es un receso que se toman por las fiestas. De todos modos, tuve que seguir entrenando porque ahora vuelvo y tenemos que competir, así que vine a pasar las fiestas con mi familia, mi novia y amigos. Al regreso tenemos jornadas intensas de competencia con otras universidades que tienen las ligas más altas de tenis, ahí jugaron muchos profesionales. Tenemos un muy buen equipo, con nuevos integrantes que se sumaron este año, mejoró muchísimo así que creo que vamos a estar compitiendo bastante bien. Y luego viajamos, nos vamos a Atlanta, a Georgia, Texas, Orlando, entre otros lugares.

- ¿Qué balance hacés de tu formación en otro país, lejos de casa?
- Tiene mucho de positivo: mejoré mucho mi nivel de tenis, allá se juega en otra superficie, es más veloz, así que aprendí mucho de tenis, cómo jugar, cómo manejarme en la cancha, hay muchas personas que te ayudan todo el tiempo, te enseñan. Mejoré también mucho el inglés, desde ya que si viviera en otro lado, como en el centro de Estados Unidos, mejoraría mucho más. Y en la Universidad se aprende mucho, de todo, especialmente a relacionarme con otra gente. Tiene muchas cosas positivas esta experiencia. Obviamente se extraña la cultura, las comidas, las reuniones con la familia. Además, tengo a mi novia acá, a mis amigos, pero como estoy acostumbrado a viajar desde chico, siempre me gustó conocer cosas nuevas y soy muy abierto a que pueda pasar cualquier cosa y estar listo. Yo trato de venir en junio, que tengo vacaciones de verano, y estos días para las fiestas. Mis padres ya conocieron la Universidad, estuvieron en agosto, estaban muy contentos. Mi novia va a intentar ir en mayo o junio, cuando termine de competir. Está bueno que puedan ir.

- ¿Cómo imaginás tu vida en el futuro?
- Respecto del futuro, es difícil visualizarlo porque estoy en la mitad de todo. Hay muchas cosas que pueden pasar: se puede abrir una posibilidad en lo tenístico o en cuanto a la carrera que estudio. Pero me gustaría quedarme allá y trabajar. Yo no soy tan apegado.

COMENTARIOS