Si no sufre, no sirve
GENERAL PINTO

Si no sufre, no sirve

Terrible victoria, una más sobre la hora del puntero Alsina, esta vez ante Zavalía. Solares a los 25', lo empataba Sandoval a los 41' y a los 48' Romero otra vez clave el 2 a 1. Tres expulsados en el PT tuvo el encuentro: Gacek, Nacimento (Z) y Pezoa (A).

Este Alsina, líder de punta a punto del campeonato viene padeciendo (o disfrutando) de esa bendita costumbre festejar en cada agonía de los partidos. Claro que se dice, que lo que cuesta vale, o lo que se logra de esa manera se disfruta mucho más. Pero los corazones de los hinchas tifoneros estarán a punto de estallar, ya había pasado con Coliqueo, sufrió con La Delfina, otro sobre la hora ante Defensores y el de este pasado domingo no fue la excepción. Es que se encontró con un rival durísimo, que le dio batalla desde el comienzo, que nunca bajó los brazos, que metió en cada pelota como si fuera la última, que doblegó en las marcas, incluso a los hombres que venía con pelota, y los que llegaban vacíos también (sino a preguntarle a Pezoa que lo tomaban cuando buscaba los espacios para enfrentar el área).
Pero a todo ese sacrificio, trabajo, cuando podía le agregaba velocidad y empuje arriba, tal es así que la primera más clara la tuvo la visita vestido de blanco, con un remate violento de Nacimento que se fue apenas alto, pero minutos más tarde, quién saca una de esas pelotas que parecen imposible fue Bartoletii reaccionando a puro reflejo y velocidad de piernas, para transformar sin dudas en una de las atajadas del año, o del campeonato, bien abajo contra el palo, estirándose cuan largo es el diminuto arquero. Poco a poco el equipo local se fue acomodando, los desbordes de Piccirillo por derecha, las subidas de Costa por el lateral izquierdo y un par de pelotas cruzadas al corazón del área, crearon zozobra en la última línea.
A los 25' la primera incidencia grave del partido, sale en velocidad Piccirillo por derecha, de pronto (como ya en otras oportunidades) Pezoa busca el claro por el centro, sin pelota lo toma Gacek, reacciona del delantero alsinista, lo advierte Moreno y le muestra la roja a ambos. No sería todo, ya que a los 33' a instancias del asistente 2, Simondet que llama al principal, informa a Nacimiento por presunta agresión verbal y otro que se va prematuramente a las duchas. 10 contra 9, parecía que había más espacio, se abriría el partido, pero la primera mitad finalizaba en 0, con Alsina más volcado en ataque.
A la vuelta del descanso, un cambio ofensivo Serraiti por Oteiza, el celeste que hacía todo el gasto, pero bien plantado atrás Zavalìa, esperaba salir de contra, aunque ya más aislado Cardozo le costaba arrimarse a las barbas de Bartoletti.
El local buscaba por todos lados, hasta que en el minuto 25' uno de las tantas pelotas cruzadas, esta vez Costa de izquierda a derecha, de lateral a lateral, la entrada por detrás de todos de Solares para rematar bajo y vencer la resistencia de Leroy. Con la ventaja a su favor el local comenzaba a administrar los espacios, adueñarse de los tiempos, hizo circular la pelota, tal vez se confió y no salió a definirlo, por eso casi lo paga caro, en una mala salida desde el fondo, en el minuto 41', la pelota que sale jugada de izquierda hacia el centro, entrando por el segundo palo Pablo Sandoval solo tiene que empujarla a un arco sin resistencia, para hacer delirar a sus parciales y enmudecer el sector opuesto. Increíblemente parecía que se le esfumaba la victoria.
Manotazo de ahogado, del DT manda a la cancha a Bihurriet y Starna, saca a los dos laterales Costa y Solares (gestores del primer gol) y a la carga Barraca, con que lo tenía, con el resto, con el corazón a empujar, aunque los minutos parecían lapidarios, llegaba el 48' voló una de las tantas pelotas al área visitante, se elevan todos, el gigante Guidi que alcanza a conectar de cabeza, la baja para que Pablo Romero entrando como un tractor, se transforme en el héroe de la tarde, y revienta la red, en un festejo loco, desahogo para un equipo que viene padeciendo hasta el final, pero que termina saboreando esas mieles de la victoria con otro sabor. Así se está acostumbrando, pero de todas maneras no para de ganar y lo acerca al primero de los objetivos.

COMENTARIOS