Por la inflación, Vidal negocia otra actualización del Fondo del Conurbano
PULEN LOS DETALLES DEL ACUERDO CON NACIÓN

Por la inflación, Vidal negocia otra actualización del Fondo del Conurbano

La gobernadora se quiere ir el 10 de diciembre dejando un déficit menor para Kicillof. “Rendición de cuentas” sin debate político.

La gobernadora saliente María Eugenia Vidal negocia con la administración nacional de Mauricio Macri una actualización de las partidas del Fondo del Conurbano, que quedaron retrasadas por efecto de la inflación. La expectativa de la mandataria es que en los próximos días la Casa Rosada envíe fondos frescos para achicar el déficit fiscal que le deja al gobernador entrante Axel Kicillof.
Las negociaciones fueron reveladas ayer por la propia Vidal en una conferencia de prensa en un centro de exposiciones en Vicente López, donde la Gobernadora hizo una “rendición de cuentas” de su gestión –acompañada por su vice Daniel Salvador y los ministros bonaerenses- una semana de dejar el cargo, tras la derrota electoral a manos del peronismo.
Las partidas que según Vidal enviará la Nación a la Provincia antes del 10 de diciembre serán agregadas a los 44.000 millones de pesos que las arcas bonaerenses recibieron este año en concepto de Fondo del Conurbano, puesto que de acuerdo a la fórmula prevista por el Pacto Fiscal de 2017, esa cifra quedó desactualizada por la inflación disparada por la última devaluación.
“Vamos a tener precisiones en los próximos días. Están los equipos técnicos tratando de ajustar esos detalles”, afirmó Vidal ante una pregunta de este diario. En el auditorio que escuchó la exposición de la Gobernadora estuvo el ministro de Hacienda nacional, Hernán Lacunza, ante quien Vidal inició el reclamo que ahora gestiona el ministro de Economía, Damián Bonari.
Lacunza estuvo al frente de la economía provincial durante buena parte del mandato de Vidal y luego fue convocado de urgencia por Macri para hacerse cargo de Hacienda tras la renuncia de Nicolás Dujovne.
Como ministro bonaerense, Lacunza inició junto a Vidal en 2016 el reclamo para que la Provincia recupere el Fondo del Conurbano, tanto en el plano judicial como político.
En 2018, el Gobierno provincial recibió en ese concepto 21.000 millones de pesos, mientras que este año la cifra ascendió a 44.000 millones, pero quedó desactualizada a criterio de Vidal. La mandataria bonaerense sostuvo ayer que no se arrepiente de haber planteado la demanda histórica de distrito, perjudicado por una quita de fondos desde la década del 80 del siglo pasado.

La caja, el déficit y la deuda
En la rendición de cuentas de su gestión, Vidal detalló el estado financiero de la Provincia: dijo que dejará a Kicillof 25.000 millones de pesos en la Caja; afirmó que el déficit fiscal de este año estará en el orden de los 50.000 millones de pesos y que la deuda se ubica en torno a los 11.000 millones de dólares.
Así, buscó contrarrestar la idea de “tierra arrasada” que sembró el gobernador electo. Vidal explicó que con ese estado financiero, Kicillof ya tiene “garantizado” el pago de sueldos, jubilaciones, planes sociales y todas las prestaciones del Estado bonaerense para el mes de diciembre, aunque advirtió que “desde enero, la responsabilidad” de reunir los fondos para el funcionamiento será “del próximo gobierno”, que encabezará el economista kirchnerista.
La misma lógica impera para la deuda contraída por la administración de Vidal, cuyo pago está resuelto hasta fin de año pero habrá importantes vencimientos en enero, que preocupan a Kicillof y los especialistas que se harán cargo de la economía provincial. “Acá lo importante es que esa deuda se puede ver en las obras que se hicieron en los 135 municipios”, ponderó la Gobernadora.
“Hicimos 300 obras contra las inundaciones que empezaron y terminaron”, aseguró Vidal, al tiempo que pidió continuidad para obras que se están realizando en las cuencas de los ríos Salado y Luján. “La deuda más grande que tiene la Provincia no es la financiera, sino la social”, sostuvo y agregó: “En cuatro años hubo problemas que no resolvimos y lugares a donde no llegamos”.
La Gobernadora también respondió preguntas sobre la situación del Banco Provincia, ponderó la extensión del SAME en los municipios bonaerenses y dijo que no fue citada a declarar en la causa que investiga la existencia de “aportantes truchos” al PRO en las elecciones de 2017. También le dejó un mensaje a Kicillof: “Nuestra intención no es entrar en ningún debate político”, concluyó.

COMENTARIOS