El 50% de los campos en  la zona oeste, bajo agua
INUNDACIONES EN LA PROVINCIA

El 50% de los campos en la zona oeste, bajo agua

Alertan que se perderá el 15% de la cosecha del maíz.

La crítica situación que vive el oeste de la provincia de Buenos Aires empeoró con la lluvia caída en la semana, que agravó el anegamiento de los campos inundados, cuya superficie se encuentra en un 50% bajo el agua.
Además, la persistencia de las inundaciones no permite levantar totalmente la cosecha de maíz, cuyas pérdidas en la región se estiman en torno al 15% del total, ni tampoco posibilita comenzar con la siembra del mismo cultivo y la del girasol.
Aparte de eso, los caminos que unen a los distintos pueblos de la región se encuentran bajo el agua e impiden el transporte de la producción agrícola y la comunicación de los pobladores de la zona, con el resto de la provincia.
“En el campo la situación es desastrosa, un 50% de la superficie se encuentra bajo agua”, precisó Bernardo Colombatto, productor de la zona de Villa Maza, quien remarcó que en ésa región “ya venimos con anegamientos desde hace un año”.
Explicó que “la continuidad de las lluvias y las inundaciones provocadas hicieron que todavía no se haya concluido con la cosecha del maíz, porque es imposible levantarlo, está bajo el agua”.
Si bien Colombatto destacó que de todos los cultivos, el maíz es el que más aguanta, se puede echar a perder”, y estimó que “el 15% del total de la cosecha de maíz en la zona se va a perder”. Además remarcó que “por el momento no se puede comenzar con la siembra de maíz ni de girasol, no hay perspectivas”.

Sobre mojado, llueve…
La siembra del maíz se inicia a fines de setiembre todos los años, luego le sigue la de girasol a partir del 1 de octubre, continúa la de soja a partir de noviembre, y concluye con la de maíz tardío a principios de diciembre.
“En este momento está lloviendo más de 25 milímetros. A corto plazo no hay ninguna perspectiva de siembra”, afirmó Colombatto, quien subrayó también que “otro problema que agrava la situación es que las napas de agua están a nivel del suelo”.
Explicó que “a medida que el productor se pasa de la fecha de siembra, la consecuencia resulta en una pérdida de rendimiento del cultivo”. En consecuencia subrayó que “se viene una campaña muy complicada sin que se pueda planificar”.
Aparte de los campos, los caminos de la región también se encuentran anegados, y en algunos casos bajo el agua, que impide el tránsito normal por los mismos.
“Ayer estuve en Maza, y el camino está peor que antes, no se puede pasar en auto, solamente en camioneta”, indicó la ingeniera agrónoma Lucía Socolsky, en alusión al camino rural que va desde Villa Maza a Rivera, en el oeste bonaerense, a 170 kilómetros de la capital pampeana de Santa Rosa.
Socolsky destacó que “estaban arreglando el camino, pero ahora está lloviendo y ya van 20 milímetros, lo que complica la situación”. En esa línea dijo que “para que no se inunde el pueblo, el Municipio de Maza saca el agua para el camino, pero se perjudica el campo”.

COMENTARIOS