De la Sota sólo pide que llueva

El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, admitió ayer que no hay "forma de parar el fuego" que arrasó con miles de hectáreas de vegetación y provocó cientos de evacuados, y consideró "imposible pensar en detener" las llamas "hasta que llegue la lluvia". Aclaró que en la provincia "no necesitamos colectas de ningún tipo".

COMENTARIOS