Los jóvenes, en la Plaza 25 de Mayo.
Los jóvenes, en la Plaza 25 de Mayo.
ALUMNOS DEL ÚLTIMO AÑO

Sin incidentes transcurrió el Último Primer Día de clases

La celebración incluyó banderas, bombos y disfraces en plazas y calles céntricas de Junín, durante la noche y madrugada previa al UPD, para luego ingresar a la escuela Secundaria.

Los alumnos del último año de distintas escuelas secundarias de Junín celebraron ayer el comienzo del Último Primer Día de clases con una nueva tradición: festejar durante la noche y madrugada previa en espacios públicos como la Plaza 25 de Mayo, Fuente del Milenio y las calles céntricas.
En el UPD, los más de 500 participantes llevaron disfraces o remeras alusivas, banderas que identifican al curso, gorros, banderas, maquillaje artístico, bombos y elementos de percusión y de pirotecnia como bengalas de colores.
Mientras tanto, las fuerzas de seguridad pública montaron varios operativos de prevención en distintos sectores de la Ciudad con el objetivo de garantizar la normal realización del evento. Desde el área de Seguridad informaron que no se registraron incidentes.

Cómo son los festejos
Las celebraciones terminan en la puerta de la escuela o incluso en el patio. Comienzan la noche anterior al inicio del ciclo lectivo, ya que los alumnos se proponen pasar la noche juntos, sin dormir. Se organizan en una casa donde se reúne todo el curso, y se prolongan durante la noche en plazas y parques cercanos a los colegios, hasta la hora de ingreso a las aulas.
La costumbre arrancó en las provincias de Mendoza y San Juan y se trasladó en la última década a la ciudad de Buenos Aires. Esta semana, las redes sociales reflejaron festejos en distintas localidades de la Provincia
El festejo abarca a los alumnos del último año de la escuela secundaria: sexto año de los bachilleratos y séptimo año de las técnicas. Suelen sumarse tanto los estudiantes de escuelas públicas como de las privadas.
Además de los problemas en el tránsito debido al corte de calles y avenidas, vecinos y docentes denuncian el consumo excesivo de alcohol entre los adolescentes y disturbios en la hora que todos descansan.

Estrategias para controlar el UPD
Muchos colegios suelen organizar reuniones de los padres de los alumnos a fines del curso anterior o durante las vacaciones, para pedirles trabajar en conjunto para contener el consumo de alcohol durante esta fiesta.
También se arman "patrullas de padres" que controlan a los chicos en los parques e incluso en el ingreso al colegio. En los últimos años, algunos salones de fiestas y bares ofrecen espacios para la celebración para que los estudiantes no permanezcan en la calle durante toda la noche.

COMENTARIOS