"La Casa Rosada era una casa  tomada pero los organismos volvimos"
OPINIÓN

"La Casa Rosada era una casa tomada pero los organismos volvimos"

Esta semana los organismos de Derechos Humanos volvimos a la Casa Rosada. Nos parecía mentira que después de cuatro años del gobierno de Mauricio Macri, esas mismas paredes volvieran a albergarnos.
Luego que el gobierno anterior intentó tildar de "curro" a los derechos humanos, instalando lo peor desde la recuperación democrática, Alberto nos recibía con el mismo abrazo que nos hubieran dado nuestros hijos.
Así lo sentimos, así lo vivimos, con la emoción a flor de piel no sólo de cada uno de los representantes de los 13 organismos que asistimos, sino también en medio de las lágrimas reprimidas del Presidente que nos agradecía tantos años de lucha.
Ese cálido recibimiento se completó con la frase "no necesitan pedir audiencia, vengan cuantas veces quieran, esta casa tiene las puertas abiertas para ustedes, es su casa".
Fue entonces cuando recordamos a nuestra querida ex presidenta Cristina, con ella pasaba lo mismo. No había protocolo, no había pedido de audiencia, siempre estaba dispuesta para nuestras inquietudes y problemas.
Fue tan hermoso poder volver y comprobar que los pañuelos volvían a cobijar esa casa que virtualmente estuvo tomada durante los cuatro años pasados, que la emoción no nos daba tregua, y no nos dejó tranquilos durante la hora y media que duró el encuentro.
Le expresamos al presidente la satisfacción que nos producía ver a tantos jóvenes luchadores integrando el Gabinete, ver a Wado (Eduardo de Pedro), a Vicky (Victoria Donda), al propio Horacito (Horacio Pietragalla), convertidos en hombres y mujeres ocupando lugares para resolver los problemas de la Argentina.
Sabemos del compromiso con el que han asumido sus cargos y verlos ahí es muy fuerte, porque ahí están, son los 30 mil.
Hablamos de muchas cosas, de los presos políticos, y el presidente estuvo muy bien aunque los medios después tratan de tergiversar los contenidos.
Él dijo que toda persona que está presa arbitrariamente es un preso político y también esperamos que se haga un profundo estudio sobre el accionar judicial de estos años pasados donde se han perseguido a los opositores.
Porque hay que tener en cuenta que en el estado que está el país, su recuperación no será cosa de soplar y hacer botellas, y que esta gente no se fue.
Están ahí, agazapados, y cuando pueden meten un zarpazo como ha pasado con la placa recordatoria de mi hijo Alejandro, que fue arrancada del Instituto Geográfico Militar por un trabajador, y que el viernes próximo será repuesta.
Ahora que de nuevo los Derechos Humanos son políticas de Estado debemos cuidar que 'Nunca Más' intenten desaparecernos de la agenda diaria. No lo lograron, no lo lograrán. Porque aquí estamos, con nuestra juventud acumulada, con nuestros bastones, con nuestro legado, y porque por fin, por fin, hemos vuelto a la casa de todos y todas.


(*) Taty Almeida es integrante de la agrupación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

COMENTARIOS