None
POR EL ROBO SISTEMATICO DE MENORES DURANTE LA DICTADURA MILITAR

Piden 50 años de cárcel para Videla y Bignone

El fiscal federal Martín Niklison pidió ayer las máximas penas previstas en la legislación argentina, 50 años de prisión, a cumplir en cárcel común, para los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone por el plan sistemático de robo de bebés de desaparecidas aplicado durante la última dictadura.
Al concluir una semana de alegato en el juicio oral que se desarrolla ante el Tribunal Oral Federal 6, el representante del ministerio público pidió idéntica pena de medio siglo de cárcel para los máximos responsables de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), su jefe operativo Jorge "El Tigre" Acosta, y los ex almirantes Oscar Franco y Antonio Vañek.
Niklison pidió también que, a partir de los testimonios vertidos durante el juicio, se abra una causa contra el ex capellán de la Armada y titular del Vicariato Castrense, Alberto Emilio Graselli, por su "posible complicidad" y encubrimiento de la sustracción de chicos nacidos en cautiverio de sus madres en la maternidad clandestina que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada.
En el mismo sentido pidió que se investigue al denominado Movimiento Familiar Cristiano, a través del cual –según los testimonios– se entregaron muchos de esos bebés a represores o familias afines a la dictadura que les ocultaron y sustrajeron su identidad.
"No son pobres ancianos, sino sujetos que han envejecido impunes, reivindicando sus crímenes", advirtió Niklison refiriéndose a los acusados, a quienes volvió a reclamar que revelen lo que saben sobre el destino de unos 400 chicos que, según se estima, continúan desaparecidos.

COMENTARIOS