JUSTICIA

Odebrecht: revelan que De Vido acordó coimas por U$S 25 millones

Esto se desprende de documentación de la investigación y de la declaración de un testigo delator; fue para destrabar el acceso de la constructora a una obra gasífera.

El entorno directo del ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, acordó una coima por U$S 25 millones y otras “prácticas no convencionales”, a cambio de destrabar el acceso de la constructora brasileña Odebrecht a un proyecto multimillonario para la extensión de las redes troncales de gas en el país, según informó ayer la prensa porteña.
La información surge de documentos todavía secretos de la investigación internacional Lava Jato que obtuvo, verificó y analizó el diario La Nación durante las últimas semanas.
Esos documentos muestran que la negociación delictiva de Odebrecht con el gobierno kirchnerista abarcó dos etapas, con dos intermediarios distintos. La primera etapa quedó en manos del dueño de Esuco, Carlos Wagner, quien presidió la Cámara Argentina de la Construcción durante ocho años del kirchnerismo, entre 2004 y 2012. La segunda fase fue con el lobbista Jorge “Corcho” Rodríguez como interlocutor determinante.
Rodríguez pasó a trabajar para Odebrecht como “consultor” durante años. Pero tanto él como Wagner actuaron frente a los representantes de la compañía brasileña como emisarios de De Vido, y así lo entendieron quienes negociaron con ambos y acordaron pagar esos U$S 25 millones entre 2007 y 2014, de acuerdo con el material al que accedió el diario porteño como parte de un proyecto periodístico regional liderado por el equipo peruano IDL Reporteros desde hace un año y medio. Rodríguez y Wagner rechazaron las sospechas. “Eso que dicen es falso”, contestó el ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción. “No facilité ninguna reunión”, abundó.
Rodríguez, también, rechazó los dichos de los delatores brasileños. “Es mentira”, replicó. “¡Me usan para tapar otros temas y otras personas, que sí estuvieron metidas!”, añadió, sin dar nombres.
De Vido siempre negó cualquier rol en el entramado de coimas de Odebrecht. 
Pero las desmentidas de De Vido, Wagner y Rodríguez se contradicen con las confesiones en Brasil. Allí, uno de los máximos jerarcas de Odebrecht, Mario Faria da Silva, se acogió al régimen de “delación premiada” para reducir su tiempo en prisión a cambio de contar lo que sabía sobre las coimas que pagó la compañía durante décadas en varios países. Y habló sobre los millones que se pagaron en la Argentina.
Faria reconoció que él mismo se reunió dos veces con De Vido, quien, sin embargo, evitó hablar sobre esas coimas. Por el contrario, el brasileño detalló que la operatoria ilícita quedó en manos de dos colaboradores: su subsecretario de Coordinación, Roberto Baratta, y Roberto Mandolesi, director de Nación Fideicomisos.

COMENTARIOS