None
MERCADO EXTERIOR

La carne argentina pierde el tren

La Argentina "sigue perdiendo el tren" en materia de exportaciones de carne vacuna afirmó Miguel Gorelik, director de valorcarne.com. Destacó que "fue un año memorable para los exportadores líderes de carne. Los cuatro principales del mundo: Brasil, la India, Australia y Estados Unidos tuvieron un año muy bueno".
"Ellos representan las dos terceras partes del comercio mundial, por lo que para el mundo en general fue un año muy bueno de crecimiento, con precios muy sostenidos", indicó.
Gorelik agregó que "lamentablemente la Argentina se lo perdió otra vez. Es una gran frustración conocer el potencial que tiene el país y contrastarlo con lo que sucedió últimamente".
"Vamos a estar igual que el año pasado cuando se exportaron apenas 200.000 toneladas, que representan un 40 por ciento del promedio histórico del país", puntualizó. Aseguró que "fundamentalmente, la causa de esta situación es la política adversa que se realiza desde 2005, cuyo objetivo es frustrar las exportaciones para tener una mayor oferta interna y precios más bajos".
"No funcionó porque la política de cambio es uno de los enormes fracasos de la política económica de los últimos diez o doce años", dijo.
En tanto explicó que "a esto hay que agregarle problemas generales del país que afectan el curso de las exportaciones. La producción se acomodó a este contexto y hoy tenemos la mitad de los novillos que había hace seis años, que es la materia principal de exportación".
Por otra parte expresó que "la Argentina, de manera consistente desde principios de esta década, está con un costo de la materia prima para la industria exportadora mucho más alto que sus vecinos y socios del Mercosur, a pesar de que esto no le representa un mejor ingreso para el productor y tenemos el precio que el gobierno pretendía para la mesa de los argentinos".
Para finalizar, Gorelik explicó que "a lo largo de 2014 el precio había logrado una mejora interesante, pero una parte se perdió en los últimos meses por debilidad en la demanda interna y exportadora".
"Por lo tanto, ahora se juega un interrogante con respecto a si esta fase de retenciones debe continuar o no, para empalmar con los cambios que me imagino que va a haber a partir de 2016 y que pueden volver a poner la ganadería en pie", sostuvo.

COMENTARIOS