INDEPENDIENTE

El juego del miedo

"Tengo miedo, no soy un loco", reconoció el presidente, Javier Cantero, que ayer fue amenazado por un grupo de 30 barras que entraron en su oficina.

Cerca de 30 integrantes de la barra brava de Independiente ingresaron a la sede del club y se dirigieron al despacho presidencial para amenazar a Javier Cantero, que desde que asumió les hizo frente a los violentos y no se cansa de repetir que no dará un paso atrás en esta pelea.
Los barras le exigieron una vez más al dirigente que despidiera al gerente administrativo Rafaelle Rutiliano por cobrar un sueldo, pero Cantero ya avisó que no lo hará y explicó que el cargo no es ad honórem en ninguna institución del fútbol argentino.
El incidente, que duró cerca de 20 minutos y no registró agresiones físicas, se descomprimió con la llegada de una decena de policías de la Comisaría 1ra., que fue alertada por los empleados. "Tengo miedo, no estoy loco. Pero no me van a torcer el brazo por coparme la oficina. Hasta 2014 (cuando termine su mandato) voy a seguir diciéndoles no a los barras", afirmó Cantero.
De acuerdo con el relato del dirigente, los violentos, liderados por el jefe Pablo Bebote Álvarez, "ingresaron por la fuerza y trabaron la puerta de entrada" para materializar sus reclamos en una discusión que registró "insultos de ambos lados".
Entre las exigencias, los barras también exigieron que la dirigencia restablezca la disponibilidad de entradas y micros para los partidos y que permita guardar las banderas en el estadio u otro predio del club.
Cantero garantizó la continuidad del "derecho de admisión", tal como sucedió en el partido pasado ante Banfield cuando el centro de una de las cabeceras del estadio Libertadores de América lució con un hueco.
Por la mañana, poco antes del apriete, otro grupo de barras retiró las banderas del vestuario de la reserva, tal como lo ordenó la Comisión Directiva, bajo la supervisión de autoridades del Comité Provincial de Seguridad Deportiva (Coprosede). "La gente repudia a los barras, hizo un clic cuando echaron a Mohamed. Yo represento a esa gente", asumió el titular de Independiente.
"Hay muchos presidentes de clubes que piensan como yo pero quizás no tengan tanta exposición. Julio Grondona me manifestó su respaldo. No me siento solo, tengo miedo pero también sé que a mí no me va a pasar nada. También debo agradecerle a los periodistas", concluyó el directivo.

COMENTARIOS