Lionel Messi y Lionel Scaloni estarán juntos en la Copa América 2019.
Lionel Messi y Lionel Scaloni estarán juntos en la Copa América 2019.
ENFOQUE

Para la Selección Nacional, el 2019 no es un año más

Cuando todavía perduran los ecos del cachetazo recibido por River y en paralelo a todo un fútbol que no termina de despertar, a la Selección se le viene un año cargado de desafíos después de dejar atrás una temporada para el olvido. El flojo papel en el Mundial, los desacoples dirigenciales, el poco feliz paso de Jorge Sampaoli por la conducción técnica y la indefinición en torno a su sucesor delinearon un camino con muchas más dudas que certezas.
“En los últimos años, los rivales de otros continentes, demuestran que están a la altura” dijo Leonardo Ponzio buscando una explicación a la debacle de su equipo frente a un rival de muy poca monta. Porque crecieron los demás o caímos nosotros, porque no ambas cosas, estamos muy lejos de lo que supimos ser.
¿Y en medio de este panorama que pasa con la Selección? Frente a un 2019 que puede ser bisagra, el equipo nacional deberá dar el salto de calidad que le permita superar frustraciones, dejar atrás los desajustes y volver a ocupar el lugar de privilegio en la élite del fútbol mundial.

El equipo nacional deberá dar el salto de calidad que le permita superar frustraciones, dejar atrás los desajustes y volver a ocupar el lugar de privilegio en la élite del fútbol mundial.

En los últimos días algunos episodios vinculados al equipo nacional, que en otro momento hubieran tenido otra repercusión, quedaron un tanto relegados en la consideración futbolera por la locura generada en torno a la muy conversada Superfinal de la Libertadores. Por un lado se confirmó a Lionel Scaloni como DT poniendo fin al inédito interinato dispuesto desde AFA después de la tormentosa salida de Sampaoli, mientras pocos días después el mejor jugador del planeta, Lionel Messi adelantó en diferentes reuniones que estará disponible para jugar con la albiceleste la Copa América 2019 de Brasil “en caso de ser llamado por el entrenador”. Fueron testigos de esas afirmaciones ni más ni menos que el propio entrenador y Chiqui Tapia durante la previa del River-Boca de Madrid.
El guiño del rosarino llegó pocas horas antes que volviera a deslumbrar a todos con un triplete para el Barcelona ante el Levante que, entre otras cosas, le permitió transformarse en el futbolista más ganador en la historia del equipo “culé” y también casi en simultaneo con la obtención del quinto botín de oro.
La confirmación de Scaloni, la renovación en las convocatorias observada en los amistosos post-Mundial más la intención manifiesta de Messi para reintegrarse, resultan las notas más salientes de la Selección para afrontar una agenda que se presenta muy movida. Aunque está claro que con la sola presencia de Lio no alcanza su presencia abre expectativas.
En marzo habrá fecha FIFA y será el turno de los amistosos con Japón y China. Luego, a mediados de junio, toda la atención estará centrada en la Copa América en Brasil con 12 participantes y un título en juego sumamente atractivo. La otra cita tendrá lugar a partir de octubre cuando la Selección inicie su camino en las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Qatar 2022.
Entre las cuentas por saldar queda la grieta interna que pareció abrirse del todo cuando Mauro Icardi, después de convertir su primer gol con la celeste y blanca, descargó toda la bronca acumulada durante el tiempo que fue ignorado: “Cuando vine antes a la Selección no sentía esto que siento hoy...No había tanto compañerismo ni tanta amistad”, dijo el mediático atacante apuntando de lleno al grupo que comandaban Messi, Mascherano y compañía.
La frase del goleador del fútbol italiano reflotó las turbulencias que se generaron por el fracaso en la Copa del Mundo y los coletazos que generó la salida de Jorge Sampaoli. No pasó mucho tiempo para que “Chiquito” Romero, uno de los integrantes de la “vieja guardia”, saliera a rreplicar a la pareja de Wanda Nara con munición gruesa. “Si él (por Icardi) lo vivió de esa manera es una lástima porque podría haber aprovechado o disfrutado de un enganche como Messi o al Kun, o a cualquiera” se despachó el arquero.
No es el mejor momento de nuestro fútbol. Por sus baches técnicos, los desacoples dirigenciales y una violencia a la que no se puede doblegar. Así llega nuestro equipo mayor al fin de un ciclo y al comienzo de otro. Con muchas novedades, deudas pendientes, retornos y confirmaciones. No es un año más para la Selección y de eso no caben dudas.

COMENTARIOS