Racing venció a Central y le arrebató la punta del torneo
SUPERLIGA ARGENTINA

Racing venció a Central y le arrebató la punta del torneo

La Academia se recuperó rápido de la eliminación de la Copa Libertadores y superó al Canalla, que llegaba con la misma cantidad de puntos. Lisandro López y Augusto Solari, los autores de los goles.

Luego de una de las semanas más difíciles del año, Lisandro López le mostró ayer el camino a Racing, que tras haber sufrido la eliminación de la Libertadores, le sacó el invicto y el liderazgo de la Superliga a Rosario Central, al derrotarlo como local por 2 a 0.
"Licha" López apareció a los cinco minutos del segundo tiempo para empujar en el segundo palo un cabezazo de Jonathan Cristaldo y, después de su autocrítica pública del viernes, volvió a pedir perdón en los festejos.
Y a los 39 minutos, Augusto Solari, uno de los puntos más altos de Racing, combinó con el ingresado Gustavo Bou -para nada egoísta- y sentenció la historia.
Racing, entonces, tapó la eliminación contra River del miércoles pasado con una victoria vital para el ánimo, que lo deja como único puntero de la Superliga, con diez unidades.
La más clara de un primer tiempo enérgico pero de pocas emociones la tuvo Matías Zaracho, que rompió el off side de Solari a pura velocidad, pero al definir se encontró con el achique de Jeremías Ledesma, casi dentro del área chica.
Ante un Central apático y muy lejos de su practicidad habitual, Racing consiguió romper el cero en el marcador en el arranque del segundo tiempo y con una fórmula en la que habitualmente los equipos de "Patón" Bauza sacan diferencia.
Un córner desde la izquierda encontró la peinada de Cristaldo en el primer tiempo y la solitaria arremetida de "Licha" López, para empujar al arco vacío.
Ni siquiera ese golpe despertó a Central, porque cuando tenía la pelota no la administraba bien y, así, se le hacía muy difícil conectar a Marco Rubén y Fernando Zampedri, que estuvieron muy desconectados.
Arias prácticamente no sufrió en el arco, ya que Central apenas tuvo un cabezazo de Zampedri, que anticipó a Saravia pero no pudo desviar al arco.
Y Racing pudo haberlo liquidado sobre los 30 minutos, pero Ledesma tuvo una doble atajada espectacular sobre Solari primero y ante Cristaldo en el rebote después, a la salida de un tiro libre rápido que evidenció la falta de concentración de un Central deslucido.
La tranquilidad para toda la "Academia" bonaerense llegó a los 40 minutos, cuando Solari rompió por el medio, tiró la pared con Bou que, nada egoísta, devolvió al medio para que el mediocampista solo tuviera que empujarla.
Un triunfo que no tapa la herida de la eliminación, pero que modifica el ánimo en este fútbol cambiante y exigente, que permite pasar del odio al amor, en apenas cuatro días.

COMENTARIOS