Lionel Messi, en uno de sus mejores momentos.
Lionel Messi, en uno de sus mejores momentos.
ANÁLISIS

Allá los sorprende, aquí nos ilusiona

A pocas semanas de la Copa del Mundo estamos asistiendo al mejor Messi.

A pocas semanas de la Copa del Mundo estamos asistiendo al mejor Messi y con la dosis de tranquilidad y mayores expectativas que ello nos provoca de cara al duro desafío. Ha resultado común en estos días sorprendernos con nuevos récords o marcas fuera de lo común generadas por el capitán de nuestro equipo nacional que sigue tapizando de logros su rutilante carrera con algún gol distinto o una intervención de otro planeta.
Y la caja de resonancia de tanto talento es el Barcelona que, por lo visto, seguirá siéndolo—en lo que a clubes se refiere—de aquí hasta el día que el rosarino decida hacer caer el telón de su brillante itinerario. El conjunto catalán sigue absolutamente rendido a los pies de su estrella a punto tal que ya no se habla del equipo de Guardiola, ni del Barca, ni del tridente, sólo del gran Messi.

Estamos hablando de un jugador que es capaz de meter 60 goles temporada tras temporada. Antonio Conte. DT del Chelsea

Es un jugador que marca la diferencia, es una bendición. Con él estamos más cerca de los objetivos. Andrés Iniesta. Jugador del Barcelona

Y como si todas las muestras fueran pocas para avalar los kilates de este presente vale con destacar alguno episodios que han tenido lugar en las últimas horas con Lio como eje central. Frente al Chelsea desparramó toda su calidad para cantar presente en todos los goles de su equipo: dos tantos, dos túneles y una asistencia. ¿Qué más?
“Nuestra eliminación es injusta, un jugador de fantasía como Messi marcó el resultado final”, explicaba sin vueltas Antonio Conte el adiestrador de la escuadra ingresa. Y a tal punto llegaba la admiración del coach rival que ni bien terminó el partido se acercó hasta Messi y no escatimó elogios: “Cuando uno tiene la oportunidad de tener en persona a Leo, lo correcto es ir a reconocerle su fútbol. Estamos hablando de un jugador que es capaz de meter 60 goles temporada tras temporada”, explicaba admirado Conte”.

No se cansa, no se cansa, esperamos que no se le acabe nunca ese hambre. Sergio Roberto. Jugador del Barcelona

Pero no fue el único rival que quedó atrapado por la magia del argentino. Después del clásico catalán, el DT del Españyol, Quique Sánchez Flores, fue también a felicitarlo: “Mis hijos lo tienen de ídolo”, tiró sin vueltas el entrenador. Y pese a que tanta sinceridad le costó tener que pedirle perdón a su hinchada, mantuvo su parecer sobre la Pulga. El talento es más fuerte.
A este desfile de reconocimientos que viene sumando el rosarino en un año plagado de logros se agregó hace poco Iniesta: “Con Leo siempre hablamos de lo mismo. Es difícil agregar algo nuevo sobre él. Es un jugador que marca la diferencia, es una bendición. Con él estamos más cerca de los objetivos” añadía el capitán azulgrana.
Y para corroborar tanto reconocimiento, el lateral Sergio Roberto mezcló la admiración con la sorpresa: “No se cansa, no se cansa, esperamos que no se le acabe nunca ese hambre”.
Y remató en la misma línea, sin abandonar el nivel de admiración, Sergio Roberto: “Ha demostrado una vez más, que es el mejor del mundo. Sabemos que hace mucho mejor al equipo, gana partidos”.
Y mientras se suman los elogios, el mundo del fútbol asiste sorprendido a una seguidilla de logros que sigue teniendo como eje central a nuestra espada principal. Es un año muy especial para todos porque la máxima cita del fútbol mundial nos espera a la vuelta de la esquina. Mientras tanto, el mejor del mundo sigue asombrando a todos. Como para hacerse ilusiones.

COMENTARIOS