None
TIEMPOS PREELECTORALES

Rebollini: "Lincoln va a ser una ciudad con seguridad"

El precandidato a intendente de Lincoln por el Frente Renovador prometió poner cámaras en todos los accesos y un mayor control y eficiencia en la gestión municipal. Llamó a recuperar las sociedades de fomento.

Alejandro Rebollini, precandidato a intendente por el Frente Renovador de Lincoln, afirmó en una entrevista con Democracia que, de acceder a la jefatura comunal, emprenderá una fuerte lucha contra el delito, ampliando el centro de monitoreo y colocando cámaras de seguridad en todos los accesos, además de un fuerte control municipal sobre la Policía Bonaerense.
Asimismo, cuestionó la falta de eficiencia en la gestión del intendente Jorge Fernández, pero admitió que “hizo cosas buenas por la ciudad, no fue todo negativo como sostiene un sector de la oposición”.
Y afirmó que los ejes de su discurso están centrados en la honestidad y la incorporación a la política de ciudadanos que no busquen un cargo político “para enriquecerse”, sino aportar valores y profesionalismo en la forma de hacer las cosas a la sociedad.
Pidió más participación ciudadana en el control y la ejecución de las políticas públicas y llamó a “recuperar las sociedades de fomento”.
“Soy médico, gracias a Dios no tengo que vivir de la política, tengo una hija de tres años, soy nómade, porque trabajo como jefe regional de penales bonaerenses, tengo a cargo las unidades sanitarias del partido de Magdalena y tengo una clínica en Lincoln, quiero dejarle una sociedad mejor a mi hija”, expresó Rebollini.
“Vamos socialmente mal, en estos últimos días, con el caso Nisman, quedó más que evidenciada la impunidad, la falta de valores, de educación. Tienen que participar los que no están en política, los que no están contaminados, los que no necesitan vivir de la política, porque la necesidad tiene cara de hereje”, dijo.

-Cómo ve Lincoln. Le pregunto porque la oposición, entre muchos otros puntos, le cuestiona al intendente Jorge Fernández no haber industrializado, no haber generado empleo genuino, falta de obras y control de la gestión
-Coincido, pero falta también planificación en la gestión, es mala la gestión porque es malo el control. Para que se radiquen nuevas empresas, el parque industrial tiene que tener servicios e infraestructura, no tiene desagües, no tiene energía. No hay un plan. Y tampoco lo tiene la oposición. El municipio tiene que tener mayor participación ciudadana. Hicieron el asfalto en el barrio de la Sociedad Rural y es una batea, parece una pista de skate. El otro día pasamos por el barrio de Procrear y el camión tiró los escombros en frente de la boca de tormenta. Falta un mayor control de la gestión.

-¿Falta planificación en el crecimiento de la ciudad?
-Sí, porque crece desordenadamente, no hay planificación en ningún aspecto. Tampoco tenés un plan de emergencias y de evacuación ante catástrofes, ampliaron una oficina de Defensa Civil, pero no hay plan de contingencia y no están los medios. Los pueblos tampoco tienen un plan de emergencia. Si un vecino de Martínez de Hoz sufre un infarto prácticamente no hay como socorrerlo. Cuando llueve los caminos se tornan intransitables y no hay una sola ambulancia cuatro por cuatro. Ni los bomberos tienen cuatro por cuatro. Lincoln tiene avión sanitario, pero no funciona. Los pueblos por ejemplo no tienen aeródromo. Son 1800 kilómetros de camino de tierra y son un desastre, y la responsabilidad del mantenimiento es del municipio. Estuve recorriendo los pueblos, fui a Roberts, Arenaza, El Triunfo, y este fin de semana haré Pasteur. Acá la realidad es que hay que asociar a los productores rurales con la municipalidad para que controlen la gestión, porque ellos son los que más saben, se conocen, y puedan tomar mejores decisiones. Hay que hacer una mesa de productores para que se pongan de acuerdo y arreglen los caminos. Las máquinas del municipio están casi todas rotas, se desarmó el parque vial. En El Triunfo no tenían ni para cortar el pasto, la plaza tenía 50 centímetros de pasto; en Arenaza no tenían motosierra.

-Cuáles son los ejes principales de su propuesta?
-Hacer participar a la gente honesta, que quiere cambiar de verdad la situación, que no esté viciada de la vieja política y no esté peleando por un cargo, gente valiosa, que no busque enriquecerse con la política, además del pluralismo, la honestidad y el compromiso. La gestión tiene que estar en contacto permanente con el vecino, tienen que volver a funcionar las sociedades de fomento. Si yo fuera hoy intendente, cada día bajaría a un barrio distinto, el intendente tiene que recorrer los barrios, todos los días, no sólo en campaña. El intendente tiene sus punteros, no está ausente en los barrios, eso lo maneja bien. Fernández ha hecho muchas cosas bien, por eso me molesta un poco lo de Salvador (Serenal, el precandidato a intendente del Frente Amplio UNEN), que lo único que hace es criticarlo. Fernández hizo todos los Centros Integradores Comunitarios (CIC), que eran muy necesarios. Se le dio importancia a la cultura, se crearon centros culturales que antes no estaban, el museo, pero faltó culturizar a la sociedad, darle un sentido de pertenencia al linqueño. A mí me gustaría hacer una encuesta para ver cuántos saben que existe una bandera de Lincoln.

-¿Qué opina del tránsito y la seguridad, dos reclamos de los vecinos?
-El tránsito, con el estacionamiento medido, creo que va a mejorar, pero se necesita mucho más control, no hay inspectores en las calles, la policía no identifica lo suficiente, ambas cosas van de la mano, si vos tenés un buen sistema de seguridad, tenés un buen sistema de tránsito, se trabaja en conjunto. Yo no estoy de acuerdo en que la seguridad sea provincial, el control es del intendente, que es el jefe político de la ciudad. Lincoln no adhirió a la Policía Local y para mí fue un grave error. Fernández dice que no la necesita, porque se lleva bien con las autoridades policiales. Yo le prometo a cualquiera que Lincoln conmigo va a ser una ciudad segura, porque tengo dieciocho años de cárcel encima, fui vigilante, conozco el mundo del delito y se cómo combatirlo. Hoy en Lincoln hay muchos robos, el otro día estuve en el barrio Los Aromos y la gente me atendía sin abrir la puerta, por el miedo a los asaltos, me decían que hay varios robos por semana. El municipio tiene que tener un mayor control de la policía. En Lincoln no paran a nadie, no identifican. Hay dieciséis entradas a la ciudad, yo voy a poner cámaras en todos los accesos, y con eso voy a tener un control de la ciudad.

-¿El narcotráfico ha avanzado en Lincoln?
-Sí, es un tema gravísimo. Hay mucha venta al menudeo, y también hay venta centralizada. Yo tengo cinco jóvenes en mi clínica en tratamiento por consumo de droga, y no nos especializamos en eso, ocurre que no hay centros de atención de las adicciones en la región. El problema de Lincoln se resume en dos palabras: “Falta gestión y control”.

COMENTARIOS