CHOQUE DE TRENES

Acusan a 16 funcionarios de Ferrobaires por el accidente del tren a Junín ocurrido en San Miguel

El fiscal quiso culpar por homicidio simple con dolo eventual a los maquinistas juninenses, pero el juez lo rechazó.

El fiscal federal Paul Starc pidió que 16 funcionarios que se desempeñan en la empresa Ferrobaires sean indagados por su presunta responsabilidad en el choque de trenes ocurrido hace dos meses a cinco cuadras de la estación San Miguel, por el que cuatro pasajeros murieron y otros 116 sufrieron lesiones.
Para sostener su pedido, el fiscal argumentó que los peritajes concluyeron que la tragedia se produjo por la falta de mantenimiento de la formación de Ferrobaires.
Los estudios determinaron que la locomotora 9076 tenía flexibles de frenos agrietados, zapatas desalineadas, un pedal anulado con clavos y el freno de emergencia sujeto con un alambre, por lo que no debía circular por las vías.
En la requisitoria presentada por Starc ante el juez federal de San Martín, Juan Manuel Yalj, el fiscal solicitó que el magistrado cite a declarar como acusados al gerente de Operaciones de Ferrobaires, a seis jefes de departamento y a los supervisores y operarios que dejaron que el convoy 513 de Ferrobaires partiera desde Retiro hacia Junín con el sistema de frenos de emergencia anulado.
El trágico episodio ocurrió el 16 de febrero pasado, cuando una formación de Ferrobaires chocó a un convoy del ferrocarril San Martín, que estaba detenido en las vías.
Por el hecho no hay ningún detenido, pero el juez Yalj procesó por homicidio culposo a los maquinistas de la locomotora N° 9076 de Ferrobaires, Sergio Balbi y Carlos Raviola.
Esta resolución había sido apelada por el fiscal Starc, quien consideró que ambos conductores debían ser procesados por homicidio simple con dolo eventual y lesiones.
En su dictamen, el fiscal solicitó que sean indagados el gerente de Operaciones de Ferrobaires y, entre otros, los jefes de los departamentos de Mecánica Tractiva, Material Remolcado, Logística y Transporte y Mantenimiento. Además, Starc acusó a todos los operarios que debían revisar el tren y no lo hicieron.
“Según surge de las pruebas acumuladas en el expediente, los sospechosos, dadas las competencias emanadas de sus funciones dentro de la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial, aparecen, en principio, como encargados mancomunados de cumplir con la tarea de controlar el correcto funcionamiento de los trenes. La deficiente realización de esa tarea posibilitó la producción de los resultados mortales y lesivos provocados”, expresó el representante del Ministerio Público en su dictamen.
Para Starc, las conclusiones de los peritajes y las asignaciones de cada uno de los imputados, que figuran en el organigrama de la empresa, abonan la presunción de que los acusados no podían desconocer las fallas estructurales que presentaba la formación.
Los peritajes utilizados por el fiscal para fundar las acusaciones fueron realizados por los ingenieros Raúl Díaz y Arnaldo Gómez. Una de las conclusiones a las que llegaron ambos peritos indicó que ni los clavos con los que se trabó el denominado “pedal del hombre muerto” ni el alambre que sujetaba la palanca del freno de emergencia habían sido colocados por los maquinistas, sino que estaban inhabilitados desde varios días antes del accidente.
“Puede dictaminarse que los dispositivos de seguridad anulados, cuyo estado fue constatado durante la inspección, no fueron desactivados por la tripulación a cargo de la conducción del día del accidente, sino que se encontraban inhabilitados desde tiempo atrás”, concluyeron los peritos.
Durante la investigación, se determinó que los maquinistas no hicieron caso a por lo menos tres señales que ordenaban detenerse, y que, además, uno de ellos enviaba mensajes de texto con su celular antes de chocar contra la formación del ferrocarril San Martín.
Además de la anulación parcial de los frenos de emergencia, los ingenieros advirtieron que la manga flexible de freno del lado izquierdo de la locomotora estaba agrietada. “No se puede determinar si hubo pérdida de aire en el momento del frenado precolisión. Aunque no es aceptable técnicamente circular con un elemento de seguridad en esa condición”, agregaron los peritos.

COMENTARIOS