Fiscalizadores de ARBA, en operativos de control en campos de la región.
Fiscalizadores de ARBA, en operativos de control en campos de la región.
EL CAMPO, BAJO LA LUPA

ARBA intimó a 1499 productores y arrendatarios de Junín y la Región

A través de herramientas de análisis e inteligencia fiscal, la Agencia de Recaudación detectó una evasión total estimada en el sector rural de $354 millones, correspondiente a subdeclaraciones del Impuesto sobre los Ingresos Brutos en el período 2016-2019.

A través de herramientas de análisis e inteligencia fiscal, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) detectó en el sector rural una evasión estimada de $354 millones, correspondiente a subdeclaraciones del Impuesto sobre los Ingresos Brutos en el período 2016-2019.
El titular del organismo, Cristian Girard, destacó que las irregularidades descubiertas “abarcan operaciones de los últimos años” y puntualizó que “el cruce de datos con imágenes satelitales e información del régimen de control fiscal agropecuario nos permitió detectar serias inconsistencias en las declaraciones juradas”.
“La fiscalización determinó que hubo una significativa subdeclaración de ingresos en transacciones vinculadas a la producción de granos y los arrendamientos rurales. Las maniobras de evasión involucran a más de 10.000 contribuyentes de varios distritos de la zona núcleo del campo bonaerense, que ahora están siendo intimados”, explicó Girard.
Según pudo averiguar Democracia, de fuentes oficiales, en Junín y la región (norte y noroeste bonaerense) el número de productores intimados asciende a 1499. 

Índice Verde
El análisis y la detección de irregularidades surgen del Índice Verde que elabora la Agencia de Recaudación, a partir de imágenes satelitales que permiten identificar el tipo de cultivo y superficie cosechada.
Sobre esos valores y en función de otras variables y parámetros, se aplica un rinde promedio que posibilita calcular el nivel de ingresos tanto por cultivo de granos como por arrendamiento de inmuebles rurales.
En los casos en los que surgen inconsistencias, derivadas de la falta de presentación de declaraciones juradas o por informar ingresos menores a los realmente obtenidos, ARBA notifica a los contribuyentes para que regularicen su situación y cumplan con el pago del tributo evadido.
Los productores y los arrendatarios que están recibiendo intimaciones tienen actividad económica en distritos que explican el 50% del total de la producción rural bonaerense. Entre ellos, Baradero, Carmen de Areco, Chacabuco, Junín, Salto, Rojas, San Antonio de Areco, San Pedro, Capitán Sarmiento, Ramallo, San Nicolás, Colón, General Arenales, Leandro Alem, Pergamino y Arrecifes.

“Mayor equidad”
Girard subrayó que estas acciones de fiscalización de ARBA “resultan fundamentales para lograr una mayor equidad y progresividad en el sistema tributario de la Provincia, ya que se trata de un sector de alta productividad internacional, en el cual se genera una renta producto de las características naturales extraordinarias del suelo para la producción agropecuaria”.
“En definitiva, se trata de acciones que apuntan a que se paguen impuestos según los verdaderos ingresos y la real capacidad contributiva, para que la Provincia pueda reinvertir esos recursos en pos de impulsar el desarrollo del tejido productivo y la capacidad exportadora bonaerense”, aseguró Girard.
A partir de la asunción de Axel Kicillof como gobernador de la provincia de Buenos Aires, en diciembre de 2019, la Agencia de Recaudación intensificó su labor fiscalizadora y la orientó sobre los sectores concentrados de la economía, los segmentos sociales que exhiben alto poder adquisitivo y aquellos rubros de la producción con indicios de mayor incumplimiento.

Reparos del campo
La titular de la filial local de Federación Agraria Argentina (FAA), Rosana Franco, afirmó ayer a este diario: “El pequeño productor, encuadrado en micropyme, está exento de Ingresos Brutos. “Hay que verificar quiénes son verdaderamente los deudores: contratistas, grandes productores o empresas ligadas al sector”.
Y cuestionó: “Es inapropiado hablar de evasión cuando venimos de una fuerte sequía y una importante pérdida en los rindes. Si ARBA tiene tan buen satélite, ¿por qué no advirtió la sequía y reportó a los municipios, así se efectuaba el correspondiente pedido de emergencia?”. 
Por su parte, Gustavo Frederking, titular de la Sociedad Rural de Junín (SRJ), afirmó que “es una noticia muy reciente y hasta ahora no llegaron notificaciones” y se mostró cauto. “Nos parece que está bien que se investigue, que cada organismo haga lo que tiene que hacer, pero la verdad es que no se tiene mucha información. Si hay irregularidades, está bien que ARBA haga su trabajo y tome cartas en el asunto”.
Por su parte, el productor y dirigente rural de Junín Rodrigo Esponda afirmó: “Nunca nos oponemos a los controles, porque está bien que existan y nadie tiene que ofenderse porque lo controlen. Sí me parece que son herramientas que ya han fracasado. La imagen satelital y el Índice Verde que utiliza ARBA en reiteradas oportunidades generó medidas erradas, porque no es correcta la estimación. En este momento, generar movimiento de contadores, de papeles, me parece que no es oportuno. Ahora, el que tiene una irregularidad y tiene que pagar, me parece correcto. No somos corporativistas y no estamos a favor de la evasión, porque es una competencia desleal para el que tiene todos los impuestos al día”.

COMENTARIOS