Miryan Ruffo, psicoanalista.
Miryan Ruffo, psicoanalista.
TELEMEDICINA

En tiempos de pandemia, médicos y psicólogos se suman a las formas virtuales de atención

Se busca dar una respuesta a las consultas de muchos pacientes. En el caso de la medicina, muchos aseguran que no se pueden realizar diagnósticos pero sí apuntar a la prevención. La psicología ya lo viene implementando desde hace tiempo.

El nuevo mundo de relaciones virtuales, acentuado por la pandemia, incluye a los profesionales de la salud que buscan mantener la atención de pacientes a través de las formas de la teleconsulta.
Algunos lo agradecen y otros se resisten, pero la mayoría coincide en que, tras el violento empujón que le dio el coronavirus, la telemedicina llegó para quedarse.
Si bien hay muchas limitaciones, en el caso de la medicina, por ejemplo, cuando el médico necesita ver al paciente en persona, en muchos otros casos, la llamada o la videollamada puede volver ciertas consultas un poco más dinámicas.
En el caso de profesionales de la psicología, la terapia vía Skype no surgió con la pandemia sino mucho antes y es una forma que para muchos funciona a la perfección.

Consultas y prevención
La hiperdemandada salud pública sabía poco de telemedicina directa. Si bien desde hace años los especialistas se reúnen en ateneos virtuales y videoconferencias para intercambiar novedades, casos y experiencias, los médicos veían a los pacientes en los consultorios.
El alto nivel de contagio del coronavirus obligó a restringir consultas en un primer momento, limitándolas a aquello que requería atención urgente.
La situación llevó a que en tiempo récord se montaran centros de telemedicina en varios puntos del país, sobre todo, para la detección de coronavirus.
Uno de ellos, en La Plata, en la sede del ministerio de Salud bonaerense, todos los días, incluso fines de semana y feriados, 44 médicas y médicos realizan teleconsultas.
Para muchos, la pandemia formalizó las consultas informales que muchos pacientes ya hacían cuando tenían el teléfono del médico solo que sumó algunas pautas y sabiendo que, como muchos coinciden, no reemplaza la consulta presencial.
El pediatra de nuestra ciudad, Daniel Portero, destacó que la metodología “no es abarcativa a todas las especialidades”.
En pediatría, como hay mucho de prevención, “se puede atender mediante telemedicna pero no cuando hay patología”, advirtió.
De hecho, aclaró que “no sirve para hacer diagnóstico de ninguna patología”.

Terapia online
La licenciada Miryan Ruffo, psicoanalista y miembro APA Filial Junín-CEP, destacó que “para algunos colegas y pacientes no es una práctica inhabitual, para otros significó inaugurar una forma diferente, de manera abrupta”, a raíz de los acontecimientos y como una forma de sostener el encuentro terapéutico, que puede darse a través de Skype, Zoom, Facetime, entre otros.
“Hay pacientes que por impedimentos físicos, por cuestiones laborales , por migración, solicitaban en otros tiempos continuar de manera virtual. Y el terapeuta comenzaba a contemplar la posibilidad de hacer modificaciones a su estilo de trabajo”, explicó la profesional.
Asimismo, se tuvo en cuenta la terapia en el caso de pacientes en situación de angustia, que llamaban para escuchar la voz y alguna palabra tranquilizante.
“A medida que el contexto social cambia, los terapeutas debemos tener la flexibilidad para operar en situaciones diversas. En mi caso, por ejemplo, atendí a una paciente que vivía en Francia, durante dos años, sin vernos personalmente. Y fue una buena travesía”, asegura Ruffo y agrega que “un trabajo terapéutico puede ser sostenido cuando hay dos personas dispuestas a trabajar para aliviar el sufrimiento”.
En tiempos inciertos, la clave “es mantener una presencia, otra dimensión donde poder pensarnos y continuar el diálogo. Las consultas han aumentado, y todos mis pacientes continúan online. Se cuidan y me cuidan. Y mientras esperamos que haya otros tiempos, que soplen vientos más benévolos, seguimos en terapia”.

COMENTARIOS