El impacto del aislamiento depende de la personalidad y las circunstancias.
El impacto del aislamiento depende de la personalidad y las circunstancias.
EXPANSIÓN DEL CORONAVIRUS

Miedo, ansiedad y estrés: el impacto anímico del aislamiento obligatorio

Las licenciadas Alicia Presas de Ginzo y Raquel Petraglia se refirieron a la situación que atraviesan los argentinos que deben permanecer en sus casas como prevención en una situación de emergencia sanitaria atípica.

Las medidas de aislamiento dispuestas para prevenir el avance del coronavirus generaron no solo un impacto social y económico muy grande de afrontar, sino una serie de cuestiones que en muchos casos ponen en jaque el estado anímico y emocional de la persona.
Democracia consultó a las licenciadas Alicia Presas de Ginzo y Raquel Petraglia, ambas miembros de la Asociación Psicoanalítica Argentina, quienes se refirieron a la situación que atraviesan los argentinos que deben permanecer en aislamiento como prevención en una situación de emergencia sanitaria atípica.

Sensación de desamparo
Por el momento, no hay nada que detenga este virus salvo la cuarentena y aún así, tal como indica la psicóloga Presas, “está bastante cuestionado por científicos y economistas”.
Pero sin dudas, “esto afecta un aspectos muy profundo en el ser humano, el efecto del desamparo que vivimos en el primer año de vida donde se depende del otro”, explica.
Y mientras esa vivencia desaparece cuando el niño logra su autonomía, la profesional destaca que “esta pandemia nos ha venido a retrotraer a esas vivencias tan tempranas”.
Para Presas “esto es otro desafío en Argentina porque no todo el mundo se aviene a las reglas. Cumplir la cuarentena parece muy difícil y no solo el desamparo, también la situación económica genera inquietud”.
En esa línea Presas destacó las estadísticas mundiales: “Esto genera angustia primordial, a cada cual según su estilo de personalidad le provoca distintas reacciones. Hay quienes tienen característica paranoicas y desconfían y están abrumados porque no se consigue el alcohol en gel, a su propia condición se une esta cuestión de falta de elementos para protegerse”.
Asimismo destacó el tipo de caracter excesivo, “quienes sienten que algo les pasa por algo que han hecho, que es un injustica, que sienten que la están pasando peor que nadie”.

Rutinas y organización
Sobre la situación, Petraglia destacó que “fue un cambio muy abrupto que nos hizo sentirnos indefensos frente a un enemigo común que actúa a nivel mundial. Nos hizo perder las rutinas que nos dan la organización en nuestra familia, en casa, en el mundo laboral. Rutinas que dan un sostén psíquico a la persona y una forma de manejarse en la vida, y de golpe nos vimos restringidos, teniendo que cambiar esas rutinas, vínculos sociales directos”, teniendo en cuenta que hay quienes están hoy con su familia y quienes están solos.
Para la psicóloga Petraglia, “hemos tenido que buscar nuevas rutinas para sostener en estos días y evitar desembocar en una desorganización psíquica, en todos los sentidos. Por eso es bueno crear nuevas rutinas y rearmar la vida”.
Según la personalidad y la circunstancia de cada uno, la cuarentana impactará de manera diferente: “Hay gente que se deprime, hay gente que entra en un estado de indefensión, otros manifiestan a través de la irritabilidad y otros recurren a conductas compulsivas”.
Asimismo se refirió a la mirada positiva: “Vemos la gravedad y es necesario entenderla pero damos lugar al humor, los mensajes de amigos, de tomar en broma su aislamiento y la gente así se angustia menos”.
“También hay gente que lo niega, que transgrede las medidas y salen sin tomar en cuenta el riesgo”, destacó.
Sin dudas el aislamiento lleva a plantear la forma de sobrellevar “la ruptura de lazos sociales directos, la retracción libidinal, la soledad y esto unido a la preocupación de estar en riesgo su vida, nos lleva a replantear vínculos, trabajo, contacto físico y habitual con seres queridos que a veces dejamos de lado por las prisas. Hoy hay tecnología y necesidad de saber como está el otro y comunicarse. Esto en el mejor de los casos nos ayudaría a replantearnos como vivimos, lo realmente importantes, lo necesario e innecesario, el lugar de la salud pública, el lugar del otro”.
Pero también se ponen en evidencia “Los egoísmos, la especulación económica, el sálvese quien pueda”, resaltó Petraglia.

COMENTARIOS