El casco de “La Granja”, a cinco kilómetros de Morse.
El casco de “La Granja”, a cinco kilómetros de Morse.
CAMINO A MORSE

Chacra “La Granja”, una visita obligada para vivir la naturaleza de la Región

Hace cuatro años, Daniel Ferrúa emprendió junto a su familia un interesante proyecto que tiempo más tarde se convertiría en uno de los puntos clave del turismo rural regional.
La Chacra “La Granja” es un campo, a la vera del camino por el tramo que recorre la ruta provincial 46, camino a Morse, aproximadamente en el kilómetro 120, para ser más claros: cinco kilómetros antes de llegar a Morse y a 15 minutos de Junín.
Su ubicación favorece el acceso, sobre todo para este emprendimiento turístico y sus propuestas.
“Empezamos con la idea de abrir las tranqueras y nuestros corazones”, cuenta Daniel a Democracia.

“Este lugar pertenecía a mis suegros, es una chacra familiar con las costumbres típicas de los inmigrantes italianos y es el lugar en el que siempre se reunió la familia, además de ser el lugar de trabajo”.
Y cuando habla de costumbres, habla de “los tradicionales fiambres caseros, los duraznos en almíbar, la huerta, los animales de granja”, todo lo que decidieron abrir a la comunidad, “para que lo disfruten otros también, como una alternativa turística”, asegura, manteniendo el legado de la familia, las costumbres y tradiciones, en la cercanía, en las instalaciones que datan del 1900.
“Tratamos de mantener la esencia. Damos una opción turística a Junín que exceda la Laguna de Gómez”, explica Daniel.

Un día en la Chacra
“La Granja” es un lugar para pasar el día, al menos en esta primera etapa del proyecto, según indica Daniel.
“Se puede pasar el día de campo, o la tarde y el lugar también se alquila exclusivamente a empresas para presentar productos, o para una reunión de amigos, bautismos, cumpleaños, eventos”, cuenta y aclara que se encuentran abiertos a las propuestas que puedan dar los clientes. “También es un espacio ameno para los alumnos, para pasar un día de campo”, en el que se puede disfrutar del parque, la huerta, las aves.
La visita a la chacra tiene un menú para el día de campo, tradicional, compuesto por empanadas, fiambre, asado criollo y el postre.
“No es menú gourmet sino que es acorde al lugar”, aclara Daniel, a excepción de algún evento, en que se contrate un servicio de catering.
Ya sea para un día completo, o una tarde de campo, La Granja invita a conocer y redescubrir un lugar que no es ajeno sino todo lo contrario. De eso se trata.
“El noroeste bonaerense tiene su llanura y sus atractivos. Creo que hay que valorar el lugar donde vivimos, darle la importancia que merece”, concluyó Daniel.

COMENTARIOS