Leonor Palma recopila y exhibe fotos históricas de Agustín Roca y sueña con formar el Centro Cultural Atahualpa Yupanqui.
Leonor Palma recopila y exhibe fotos históricas de Agustín Roca y sueña con formar el Centro Cultural Atahualpa Yupanqui.
FUE UNA DE LAS MUJERES QUE EL MIÉRCOLES RECIBIÓ EL PREMIO “ALICIA BIANCHI”

Leonor Palma: “Mi sueño es formar el Centro Cultural Atahualpa Yupanqui”

Con un fuerte compromiso con la comunidad de Agustín Roca, a través de su trabajo de recopilación de fotos empezó a reconstruir la historia del pueblo y la del reconocido folclorista, que vivió allí desde los cuatro a los 13 años.

Leonor Palma tenía 20 años cuando, luego de casarse, se fue a vivir a Agustín Roca. Y enseguida sintió ese lugar como propio. “Desde un principio tomé este pueblo como mío, y la gente me recibió muy bien y me lo hizo sentir así”, dice hoy.
Tanto se comprometió con la localidad que empezó a reconstruir su historia a través de fotos, no solo de sus lugares y su gente, sino también –y principalmente– del reconocido folclorista Atahualpa Yupanqui, que pasó allí diez años de su infancia.
Hoy tiene montadas dos muestras fotográficas, “Roca en Fotos” y “El Camino de Atahualpa”.
Por todo esto, más su activa participación en la organización de la Fiesta del Fiambre Casero, y su esfuerzo por potenciar a la localidad como lugar turístico, el miércoles pasado fue una de las que recibió el premio “Alicia Bianchi”, el galardón que entrega la municipalidad de Junín a mujeres destacadas.

“Cuando me propusieron para el premio, fue muy emocionante”.

Compromiso social
Desde que llegó a Roca, Palma se interesó por participar en actividades sociales y comunitarias. “Siempre tuve un compromiso importante con mi comunidad”, señala.
Esto, sumado a su afición por la fotografía y por recolectar antigüedades, es que desde hace 20 años se dedica a investigar y recopilar fotos y elementos que tengan que ver con la ciudad y con Atahualpa Yupanqui, quien vivió en Roca desde sus cuatro a sus trece años.
“Según su hijo, el ‘Coya’ Chavero, todo lo que habla Atahualpa de la llanura pampeana es lo que aprendió en Roca”, relata Leonor.
La afición de Palma se fue convirtiendo en pasión. Y su deseo fue el de conocer más y más sobre este artista nacional de reconocimiento internacional.
Para una de las Fiestas del Fiambre Casero le pidieron que haga una muestra de fotos y así fue como comenzó a exhibir sus tesoros: imágenes de las primeras familias del pueblo, de las edificaciones de antaño, de las comisiones del Club Origone. Y desde entonces, cada vez que hay una fiesta o un evento, abre el lugar que tiene dispuesto en la estación, para mostrar sus fotos.
Leonor tiene su espacio en la estación, porque es el lugar donde vivió Atahualpa, ya que su padre era uno de los jefes del lugar.
Allí expone periódicamente dos muestras que tiene Leonor: “Roca en Fotos” y “El Camino de Atahualpa”, que tienen como protagonista y al folclorista, respectivamente.
En total, hay un centenar de fotos en exhibición. Aunque las que tiene en su haber son muchísimas más.

“Fue una caricia para el alma. Esto me dio energías renovadas”.

Turismo
Leonor está convencida de que todo que hace abre un mundo de posibilidades para el turismo en la ciudad.
Al pensar en esto, recuerda que hizo hacer un cartel para colocar en la Ruta 188 que dice “Usted ha llegado a la cuna artística de Atahualpa Yupanqui”. Y enseguida explica el porqué de esa afirmación: “En el libro ‘El canto y el viento’, Atahualpa hizo referencia a los cantores de la noche que vio en su niñez, y escribió ‘ellos fueron mis maestros, peones y estibadores’, y en otro lugar puso ‘sin yo saberlo, se estaba delineando en mi corazón el rumbo cabal de mi destino’. Es decir que acá nació su vínculo con el arte. Su hijo, Roberto Chavero, me dijo que había sido una buena idea poner ese cartel”.
Palma también integra el grupo de turismo rural Sabores y Tradiciones, un proyecto que tiempo atrás estaba más activo, ofreciendo opciones turísticas de la ciudad, como cabalgatas, guías, recorridos, circuitos gastronómicos, colecciones, y también sus muestras fotográficas.

“Todo esto tiene un potencial muy importante para hacer de Roca un lugar de turismo”, asegura Leonor, para luego ampliar: “En un momento, cuando esto estaba bien armado y organizado, recibimos mucha gente. Habría que darle un empujoncito como para que el pueblo vuelva a tener esa posibilidad de explotación turística”.
Es que, más allá de sus iniciativas, tiene otros proyectos en marcha: “Me gustaría tener lo necesario para exponer los galardones que le dieron a Lita Martinelli, una verdadera institución de acá, que los tengo porque me los dio su familia, y los reconocimientos de Luis María Picchi, que es quien ideó la Fiesta del Fiambre Casero”.

“Mi sueño es que se forme el Centro Cultural Atahualpa Yupanqui en la estación. Creo que es muy necesario para nuestra ciudad y por su memoria”.

Su sueño
El miércoles pasado le hicieron entrega del premio “Alicia Bianchi”, que otorga el municipio. “Fue muy lindo –asegura–, cuando me llamaron de la delegación y me dijeron que me habían propuesto, fue muy emocionante. Fue una caricia para el alma. Esto me dio energías renovadas”.
Con esas energías seguirá trabajando en esto que la apasiona. “Lo que hago me da mucha satisfacción, por eso me llegó muy profundo el reconocimiento de esta semana, jamás pensé en algo así”, asegura.
Y concluye con su sueño más profundo: “Quisiera que el mundo conozca que Atahualpa vivió en Roca y parte de su obra nace de ahí. Él nos llevó con él a todo el mundo, porque siempre habló de su paso por esta localidad. Mi sueño es que se forme el Centro Cultural Atahualpa Yupanqui en la estación. Creo que es muy necesario para nuestra ciudad y por su memoria”.

COMENTARIOS