Mañana comienzan a embotellar el vino elaborado por Finca Las Antípodas.
Mañana comienzan a embotellar el vino elaborado por Finca Las Antípodas.
DESDE LA LLANURA PAMPEANA

Las Antípodas comienza a envasar el vino elaborado con uvas juninenses

A principios de marzo de este año había celebrado la primera vendimia. En el transcurso de los últimos meses se elaboró el mosto que se dejó reposar en las instalaciones que están en calles Querandíes y Garibaldi. Mañana llenarán las botellas con los varietales Malbec y Petit Verdot.

Luego de cinco años, en una Región impensada para este tipo de emprendimiento, Finca Las Antípodas comienza a embotellar el primer vino elaborado con uvas nacidas en el suelo juninense. Se trata del primer viñedo no solo de la ciudad sino el único en todo el noroeste bonaerense ubicado en calles Querandíes y Garibaldi, detrás de la Laguna El Carpincho.

Un tiempo atrás, en 2013 el sueño de elaborar el vino propio comenzaba a hacerse realidad con la colocación de 1380 plantas, de las cuales más de 600 son Malbec y más de 500 Petit Verdot, cuyas cepas hoy ya produjeron dos varietales y un blend.
En marzo de este año, se había celebrado la primera gran vendimia y las uvas quedaban en proceso de fermentación en las instalaciones de la Finca para la elaboración del mosto y posteriormente el producto final: un vino tinto proveniente del suelo de la llanura pampeana de Junín que mañana terminará dentro de las botellas.

Cabe destacar que este sueño surgió del gusto de un grupo de amigos amantes del vino y encantados por los proyectos originales, que suelen abundar en el mapa de iniciativas comerciales.
Según informaron a Democracia, de este primer producto final saldrán más de 200 botellas. “Este año logramos el objetivo de realizar la primera cosecha y obtuvimos unos 100 kilogramos de Malbec y 160 kilos de Petit Verdot. Nunca habíamos logrado llegar cerca de estos números, ya que hace dos años tuvimos 20 kilos de Petit, mientras que en 2017 se nos perdió la producción debido al tema del clima. Este año, a diferencia de nuestros vecinos, el clima seco nos vino muy bien”, explicó Mariano Tessone.

“Las primeras siete hileras de viñedos son de uva Malbec y Petit Verdot, mientras que las tres restantes de Cabernet Franc que aún no están produciendo, ya que tuvimos muy poco y las otras son más pequeñas porque las plantamos tiempo después”, expresó.

COMENTARIOS